Publicado: Mar, 17 Jun, 2014

El mundo no simpatiza con las dictaduras

Veizant y Cuesta  Morúa en 13 Cumbre de Premios Nobel La Habana. En Varsovia, capital de Polonia, a finales del  mes de octubre del 2013, por primera vez, durante tres días se celebró el 13 Cumbre Mundial de premios Nobel de la Paz. Tras los cambios ocurridos en los últimos tiempos en América, África, Asia y Europa, la capital europea se convirtió en el eje de un debate pacífico, ¿sobre qué hacer para que el mundo sea un lugar más seguro?.

Al evento asistieron varios laureados con el premio Nobel de la Paz como por ejemplo, la abogada iraní Shirin Ebadi, Betty Williams, el expresidente sudafricano Frederik Willem de Klerk, el expresidente polaco Lech Walesa, Dalai Lama , el liberiano Leyman Gbowee, Muhammad Yunus, de Bangladés.

Organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos como Amnistía Internacional (AI), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Oficina Internacional por la Paz (IPB), quienes también asistieron al evento debatieron junto a cientos de jóvenes del mundo, luchadores de los derechos humanos y otros 6.000 invitados de organizaciones impulsoras de la paz.

Llama la atención que entre los ausentes a la cumbre estaba la delegación oficial cubana, aunque no faltaron voces emotivas las cuales se refirieron a la violación de Derechos Humanos que suceden en la prisión de Guantánamo, como es el caso de la Irlandesa Mairead Corrigan Maguire, Nobel del 1976, quien también se refirió, “cada pueblo debe escoger su destino, presidentes como Maumar Al Kadafi estuvieron durante tanto tiempo en el poder porque sus pueblos así lo quisieron”.

La Doctora iraní Shirin Ebadi, abogada, laureada en el año 2003 con el nobel de la paz, describió acertadamente que, “los gobiernos totalitarios tienen que afrontar que el pueblo tiene derecho a ser escuchado, si líderes como Maumar Al Kadafi y Bashar Al Assad, hubiesen escuchado a su pueblo, estos no sufrirían, es necesario que existan verdaderos líderes que escuchen a sus ciudadanos – afirmó y prosiguió- en Irán dos personas al día, a veces hasta menores de edad, por ser líderes religiosos o activistas son ejecutadas, la mayoría con procedimientos legales inadecuados, la vida de las mujeres allí valen la mitad de la de los hombres”, concluyó.

En este mes de enero del 2014, se cumple un año de la toma de posesión de la presidencia temporal de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). El discurso de Raúl Castro estuvo encaminado plasmado de elogios por haberle dado tan inmerecido reconocimiento, este como siempre nos tiene acostumbrado, con su doble discurso, un discurso hacia el extranjero, el cual prometió luchar por la paz, la justicia social, y preservar los derechos humanos, también hizo mención del derecho al bienestar colectivo y la dignidad plena del hombre.

Después de más de 50 años del antagónico régimen castrista lejos de dar pasos positivos en post de preservar la paz, muy por el contrario, en el recuerdo de muchos cubanos aún perdura, la crisis de octubre, las ayudas internacionalistas en Angola y otros países del continente africano y del Caribe, las injerencias políticas en asuntos internos en diversas ocasiones en los gobiernos de América Latina y el Caribe, las operaciones de espionajes, que como resultado hoy continúa la lucha por devolver a la isla a los cuatro espías presos en cárceles de los estados unidos por diversos delitos.

Recordemos que el gobierno de la Isla, en más de una ocasión estuvo en la mira por tener vínculos en la región con las guerrillas desestabilizadoras a gobiernos predominantemente capitalistas de derecha, también por supuestos vínculos con operaciones narco contrabandistas, ambos causantes de pérdidas de vidas humanas, secuestros, maltrato infantil y otras violaciones de derechos humanos.

Todo ello con el fin mantener un control político sobre la zona, expandir el socialismo en la región, lograr beneficios económicos en vista de su depauperada economía. Su objetivo principal ha sido siempre mantener a los Estados Unidos alejado de la vida política y económica de estos países del centro y del sur de América, su comportamiento en éste medio milenio ha sido el contrapeso de la doctrina Monroe, en la práctica han sido relaciones más ofensivas que constructivas.

El otro discurso político va dirigido hacia dentro del país, donde sigue oponiéndose a cualquier tipo de reformas constitucionales, a cambios sociales y políticos que atenten contra su sistema político, económico, social ya de por si fallido en todo el mundo. El mundo actual y los pueblos no simpatizan con las dictaduras, el pueblo cubano tiene esperanza del cambio pacífico, en la isla para restituir la democracia que en no más de dos ocasiones ha vivido deben confluir gran parte de las fuerzas sociales, esto configuraría de una manera más efectiva, la posibilidad de victoria.

veizant@gmail.com

Latest posts by Veizant Boloy (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>