Publicado: Mar, 24 Jun, 2014

Natacha Mella censurada en Cuba

Natacha Mella con un retrato de su padre Santa Fe. Natacha Mella -1927-2014-, hija de Julio Antonio Mella, uno de los fundadores del primer Partido Comunista cubano y líder estudiantil -1903-1929-, falleció a los 86 años el pasado 11 de febrero, en su casa de Miami. En Cuba apenas se divulgó en los medios de comunicación.

Las ideas de Natacha, la trayectoria de su vida y sus confesiones finales pudieron más que el hecho de ser la única descendiente de uno de los hombres que más se usan como bandera para reforzar ideológicamente al régimen castrista.

Era una mujer bella, de facciones casi idénticas a las de su padre y a simple vista, de carácter fuerte y decidido. En su temprana juventud fue bailarina de ballet, modelo y pintora.

Rebelde e independiente siempre, se negó a ser líder de los estudiantes universitarios, a militar en el Partido Socialista Popular de los años treinta del siglo pasado y por último, a pertenecer al gobierno de Fidel Castro cuando trabajaba en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde la vi varias veces. En febrero de 1961 marchó al exilio.

Sus ideas han coincidido con las de su padre, sobre todo con el concepto que Mella tenía sobre la libertad y la conciencia. También hegeliana, piensa que la razón y la libertad pueden hacer desaparecer el ¨dualismo¨ entre comunismo y democracia, impuesto por la Guerra Fría.

Cuando el periodista de El Nuevo Herald de Miami, Wilfredo Cancio Isla, le preguntó lo que le ocurrió en la Cuba de Castro, Natacha no tuvo remilgos en reprochar que la figura política de su padre sólo se use para propaganda del régimen de Fidel.

-No hay que olvidar -dijo- que el pensamiento de mi padre va mucho más allá de lo que dicen. Por eso fue expulsado de la Universidad y del Partido Comunista de Cuba. Combatió al imperialismo americano, es cierto, pero también hubiera combatido al soviético y al chino.

Señaló que la única biografía publicada que se ajusta a la verdadera historia de Julio Antonio, está escrita por la investigadora alemana Chistine Hatzky, editada en 2004.

Recordó a Fidel Castro cuando en los años cuarenta, en compañía de algunos miembros del Partido Ortodoxo, se reunían en la cafetería de 23 y 12, en el Vedado habanero.

-Fidel arrimaba una silla a nuestra mesa y como para cerrar una idea o un asunto, siempre decía: “Porrrque yo pienso…Porrrrque yo digo…” “Le pusimos de nombrete Porrrrquería”.

Estuvo poco tiempo junto a los ortodoxos. Llegó a la conclusión que Eduardo Chibás era un hombre “muy egocéntrico, con un delirio de poder muy grande, muy interesado en su popularidad por encima de todo”.

También señala que el asesinato su padre, además de José Magriñat, un enviado del dictador Gerardo Machado, estuvo en las manos del comunismo internacional.

Se hicieron gestiones para Natacha viniera a Cuba, pero nunca aceptó.

“Lo que querían era manipular mi nombre”, dijo.

Antes de morir, pidió que sus cenizas fueran esparcidas al pie de un guamá, árbol mexicano muy amado por ella, que florece en octubre.

Fuente consultada:

Entrevista de Wilfredo Cancio Islas en El Nuevo Herald, 11 de enero de 2009 y Artículo de Wilfredo Cancio Islas en El Nuevo Herald, 25 de febrero de 2014

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Aryta dice:

    No manipulamos a Mella, Mella es un símbolo y un ejemplo… si su propia hija no s epudo dar cuenta, a Mella no le faltan hijos en los jóvenes cubanos.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>