Publicado: Mie, 11 Jun, 2014

Víctima de violenta represión

Santa Clara. Un grupo de activistas de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), entre los que se encontraba José Alberto Botel Cárdenas, fueron agredidos violentamente por turbas paramilitares y efectivos de la Brigada Especial de la policía el 13 de octubre de 2013.

Luego de recibir lesiones en la cabeza, Botel fue introducido en un microbús con once compañeros más y trasladado a una unidad policial en las afueras de la ciudad de Santa Clara. Allí lo encerraron en un cubículo desde donde podía escuchar cómo se quejaban sus compañeros al ser maltratado.

Mas tarde, sin recibir asistencia médica alguna, fue conducido en un auto patrullero y abandonado en plena calle. Tras llegar a su casa, pasó la noche sin poder dormir por los dolores de cabeza. Al día siguiente fue al hospital “Arnaldo Milián Castro”.

En el hospital fue atendido por la consulta de oftalmología. Al detectar por el movimiento dispar de los ojos una fractura de piso de una de las órbitas, el especialista llevó el caso a un especialista maxilofacial.

Tras reunirse, los galenos decidieron indicarle a José Alberto una Tomografía Axial Computarizada (TAC). El oftalmólogo consideró que el caso requería intervención quirúrgica para liberar el nervio óptico.

El facultativo le orientó que el TAC debía realizárselo en el Cardiocentro, pues allí se encuentra el único aparato que sirve en la provincia. Sin embargo, el funcionario que entrega los turnos lo remitió al hospital Infantil.

Después de someterse allí al TAC, el radiólogo que lo revisó le dijo que el examen no servía pues este aparato no funciona correctamente. Por tanto, al no poder ser localizado el punto exacto de la lesión, José Alberto Botel no ha podido someterse a una compleja operación que pudiera devolver la normalidad a su visión. Él sospecha que detrás de toda esta demora anda la mano de la Seguridad del Estado y teme que su mal se agrave con el paso del tiempo.

En 2007 Botel había recibido visado para emigrar hacia los Estados Unidos a través del Plan de Refugiados Políticos. Mas las autoridades cubanas no le permitieron abandonar el país junto a su familia.

Desesperado por la persecución que sufría, trató de escapar cruzando la frontera por la base naval de Guantánamo. Fue capturado en el intento de salir ilegalmente del país y condenado a seis años de cárcel. Cumplida su sanción, este opositor pacífico espera volver a recibir el visado que le permita emigrar hacia el país que sigue siendo faro de libertad para todos los que huyen de la tiranía.

Latest posts by Robeisi Zapata Blanco (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>