Publicado: Mar, 1 Jul, 2014

Más problemas en cierre de curso escolar

Escuela Desembarco del Granma La Habana. A juzgar por la demora en la divulgación de informaciones relacionadas con el proceso que investiga la filtración del examen de Matemáticas aplicado el pasado 6 de mayo para el ingreso a la Educación Superior, todo parece indicar que las autoridades cubanas emplearán su política de “secretismo” hasta que el suceso quede desplazado de la opinión pública por la vorágine de acontecimientos que a cada rato sacuden la isla. Pretenden enterrar el escándalo.

Sin embargo, como reza el refrán, “al que no quiere caldo se le dan tres tazas”, el fraude se encuentra al doblar de cualquier esquina como un mal enraizado en todos los niveles de la sociedad.

Recién hace una semana, la Dirección Municipal de Educación en Arroyo Naranjo sustituyó a última hora el examen final de Química que se debía aplicar el jueves 19 en la Enseñanza de Adultos a los estudiantes de sexto semestre del nivel preuniversitario, tras conocer que la comprobación se había filtrado y comercializado, según informó una funcionaria municipal solicitando protección como fuente.

El reporte de la funcionaria, que labora en la Enseñanza de Adultos, señala que “alguien” entregó una nota anónima en el departamento advirtiendo que el examen se estaba vendiendo “a diestra y siniestra” y ya se encontraba en poder de gran cantidad de estudiantes de todo el municipio.

“La primera orientación de la Directora Municipal y el Jefe de la Enseñanza, con todo el embrollo que se armó después de la filtración de la prueba de ingreso a la Universidad, fue suprimir el examen previsto y preventivamente confeccionar uno nuevo mientras se esclarecía el origen del anónimo y su veracidad”, indicó la trabajadora de Educación que además destacó que ambos jefes prohibieron como medida adicional que la noticia se esparciera innecesariamente.

Amplía que con un breve sondeo y la colaboración de alumnos de diferentes Facultades Obrero-Campesinas (FOC), se pudo constatar que ciertamente la prueba se había filtrado. La Dirección Provincial y el Ministerio de Educación exigen descubrir al responsable del fraude, aunque todavía no se puede establecer el punto de ruptura en los mecanismos de seguridad que resguardan los test hasta su aplicación, así como la identidad y los motivos de la persona que envió la nota anónima.

En detalles específicos, explicó que los exámenes pueden filtrarse desde los distintos escalones por donde transitan hacia su destino final en las aulas.

Resaltó que “es cosa de todos los años, si no es en el lugar de impresión es en el mismo municipio, donde cualquier trabajador con acceso se roba una copia o pasa el contenido a una hoja”. El fraude “también se comete por los profesores, quienes la mayoría de las veces venden la primera prueba, y una vez que esta llega a la calle su contenido se disemina rápidamente entre los estudiantes que serán evaluados. Es dinero fácil, siempre pasa”.

Un alumno de la FOC Antonio Maceo, en Arroyo Naranjo, confirmó el caso de fraude alegando haber poseído la prueba en cuestión.

“Yo no tuve que comprarla, una compañera de aula me facilitó las preguntas y respuestas. Después quise ayudar a otros compañeros pero ya la tenían, la habían comprado en cinco CUC –Moneda Libremente Convertible, opera paralelo al peso corriente con un valor veinticinco veces superior-“, comentó el estudiante de la Maceo.

A la pregunta de si sentía vergüenza por valerse de una práctica deshonesta para aprobar la comprobación, respondió que “en absoluto”. A sus 72 años, “después de trabajar y entregar tanto a la Revolución el desengaño es mayor que el bochorno, si no me gradúo me botan del empleo que tengo como custodio y la pensión de jubilado no me alcanza para vivir el mes entero”. Cuestiona porqué no le pidieron el nivel académico cuando necesitaron de su brazo joven para cortar caña en la zafra de los 10 millones.

Además de los problemas desatados por el caso de corrupción, otras contrariedades atiborran a los dirigentes de Educación en Arroyo Naranjo. Cuando a la instancia llegó la nota anónima, sus funcionarios trataban de dar solución a decenas de quejas expedidas por estudiantes de décimo grado del Instituto Preuniversitario Carlos Pérez.

Conforme a la información de la funcionaria municipal, los estudiantes y sus padres protestan el alto nivel de dificultad del examen final que se aplicó de la asignatura Español y Literatura.

La inconformidad se fundamenta en irregularidades que sufrieron los educandos durante el proceso de aprendizaje de la asignatura, desprovista, a lo largo de todo el año escolar, de un profesor que impartiera con formalidad los conocimientos correspondientes al grado y que posteriormente se evaluaron con el consentimiento del Municipio de Educación, quien estaba al tanto del inconveniente.

Nelson Covarrubias, padre de uno de los escolares afectados, demanda que se reaplique el examen con un rigor acorde con el contenido real que los alumnos recibieron de la materia.

Al respecto, Covarrubias dijo que “como se explica que pongan una prueba complicada cuando no pudieron garantizar ni siquiera un maestro a medio tiempo para la asignatura. Mi hijo no pudo responder ni una sola pregunta del examen porque cuando lo leyó fue que se enteró que ese contenido existía, nunca lo había visto y eso no es su culpa.”

Según datos ofrecidos por la funcionaria anónima, cerca del 85 por ciento de la matrícula total de décimo grado en Carlos Pérez, compuesta por más de 300 estudiantes, reprobó la comprobación final de Español y Literatura. Si el Municipio de Educación en Arroyo Naranjo no crea una nueva alternativa, deberán esperar al término del curso para enfrentar el examen de revalorización e intentar vencer el grado.

 

 

Latest posts by Claudia Colon Valladares (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>