Publicado: Mie, 27 Ago, 2014

“Contra la mala memoria: el verano caliente de 1994″

Espigones ocultos para escapar de Cuba La Habana. Han transcurrido dos décadas desde aquellos días terribles en que muchos prefirieron morir en el mar antes que padecer de rodillas. Las costas cubanas se convirtieron en espigones ocultos. La isla, una prisión asfixiante. Escapar era la suprema aspiración de muchos.

El verano de 1994, fue especialmente agobiante.

Contra la mala memoria

En 1991, la Unión Soviética, principal socio político y comercial del gobierno cubano, había dejado de existir. A partir de ese momento, lo que habían sido especulaciones, se convirtió en realidad. El deterioro de la economía y las condiciones de vida se hicieron sentir, en especial a partir de mediados de 1992.

Al desabastecimiento crónico se sumó el fracaso del denominado “Plan Alimentario”, otra de las cíclicas invenciones voluntaristas y estériles de Fidel Castro. Hombres y mujeres iban al campo en busca de los suministros que el gobierno era incapaz de colocar en los mercados de las ciudades.

La Neuritis Óptica, perdida de la visión ocular por la falta de los nutrientes esenciales, afecto a quienes no podían pagar el alto precio de los alimentos. También aparecieron otras enfermedades como el Escorbuto.

La población fue sometida a fuertes restricciones en el suministro de electricidad. En el verano se hicieron comunes las escenas de familias enteras durmiendo en los portales de las casas o en los techos de los edificios.

El transporte público se redujo al mínimo y las bicicletas invadieron las calles tripuladas por famélicos hombres y mujeres.

Los índices de prostitución se dispararon a niveles astronómicos. Desde esa época hasta hoy, estos niveles han aumentado empleando la Internet como medio de comunicación y promoción. Cuba continúa siendo uno de los principales destinos del turismo sexual en el área del Caribe.

El 5 de agosto de 1994, la gota colmo la copa y miles de habaneros se manifestaron abiertamente en contra del régimen. Hubo saqueos de tiendas. La protesta fue coartada con el empleo de brigadas antimotines formadas por represores vestidos de civil.

Se produjo el éxodo masivo por mar rumbo a Estados Unidos.

El gobierno se vio obligado a permitir la apertura de pequeños negocios privados y mercados para la venta de productos agrícolas bajo la ley de oferta y demanda.

El presente

La mesada petrolera que el Chavismo envía al gobierno de la isla se está contrayendo. La economía venezolana enfrenta su peor crisis en décadas y el gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en una encrucijada política compleja. Los tiempos del cheque en blanco bolivariano se acaban.

La ola de apagones que en estos días afecta a varias zonas de la capital y el país, obedece a esta reducción, que contrae la reventa de combustible venezolano por parte de Cuba a otros países. De esta reventa, el gobierno de la isla obtiene su capacidad de compra de productos para surtir en especial los mercados y tiendas en moneda convertible. El desabastecimiento es evidente. Por tanto, reducen el consumo interno de petróleo, para revender más.

¿El futuro…?

Raúl Castro y los generales que detentan el poder, están maniobrando para transformarse en la camarilla económica de un capitalismo hecho a su medida. Mientras tanto los cubanos de la isla, cada día somos más pobres. La esperanza de prosperidad se diluye bajo el peso de la represión de los perros de presa del sistema. Los nuestros de Miami, son sometidos al chantaje emocional del régimen para estafarles los dólares.

Por estos días se cumplieron XX años del verano caliente de 1994. Y el fantasma de otro periodo de crisis gravita sobre todos nosotros.

Latest posts by Camilo Ernesto Olivera (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>