Publicado: Mie, 27 Ago, 2014

¿Cuánto nos cuesta la educación en Cuba?

Estudiantes de primaria El pueblo cubano paga bien caro los servicios sociales como la Educación “gratuita”.

La Chirusa, Santa Clara. Conversar sobre la calidad y gratuidad de la Educación en este archipiélago se vuelve una tarea titánica, máxime cuando la tan ponderada Educación ni es tan buena y mucho menos es gratuita. Los propagandistas del castrismo se han tenido que transfigurar en unos magos de la retórica y el engaño para convencer de eso a algunos todavía incautos.

En sus largos discursos, otrora casi diarios, el hoy muy enfermo ex -presidente de Cuba constantemente aseguraba a los ciudadanos cubanos que: “La Educación es gratuita en nuestro país”. Y ahora su sucesor y hermano también lo repite en sus comparecencias oficiales, aunque no está de más apuntar que por lo menos sus discursos son más cortos y mucho menos frecuentes.

Desde el punto de vista legal se puede refutar la regalía de recibir conocimientos en cualquiera de los niveles de enseñanza, ocultando una realidad que es camuflada a propósito. Y es que nadie, y mucho menos el oficialismo del gobierno, informa que está vigente una ley donde se establece que un 33, 3 % del salario de cada trabajador le es descontado ¡antes de que lo cobre!

Allá por el año 1962, el Consejo de Ministros de la República de Cuba lo acordó e hizo ley. Y fue firmado por un barbudo y flamante Primer Ministro nombrado Fidel Castro. En este documento se establecía que de esa tercera parte de lo devengado, descontado de cada salario, un 11, 1 % era destinado para Salud Pública, otro 11, 1 % para Educación y por último 11, 1 % para la Seguridad Social.

Sería bueno poder invitar a todos los cubanos y cubanas, sean partidarios o no del régimen castrista, a que sólo le pregunten a quienes trabajan en los Departamentos Económicos de sus respectivas empresas: ¿qué son los Contratos Colectivos de Trabajo? No sé qué explicación enrevesada recibirán, pero la respuesta es bien sencilla e inútil: una formalidad burocrática que debe ser rubricada anualmente entre la administración del centro y el sindicato oficialista.

Cuando un novato y desinformado Secretario General del Sindicato en cualquier centro laboral es invitado a sentarse con los responsables del departamento económico, y a nombre de los trabajadores que representa firmar esos Contratos Colectivos de Trabajo, al comprobar como de manera indefectible son despojados de la tercera parte de sus sueldos, se percata que ninguna de las famosas gratuidades que supuestamente todos disfrutamos son ciertas.

Además, uno de estos beneficios “gratuitos”, la Educación, tiene otras agravantes. Desde el punto de vista pedagógico, a partir de su estatización en los primeros años de este sistema totalitario, la Educación posee un carácter absolutista, doctrinario, politizado y manipulador. Esto se observa en una de las principales directrices del Sistema Nacional para este ramo, la que asegura: “… todo educador debe tener una actitud acorde con el proceso revolucionario…”.

Además, los contenidos en los textos a impartir al alumnado de cualquier nivel educativo están manipulados. En ellos se encuentran aberraciones históricas, como asegurar sin la menor de las vergüenzas que los Padres Fundadores de la Nación Cubana, como José Martí o Félix Varela, estuvieron alguna vez de acuerdo con la Doctrina Comunista.

Incluso el gobierno castrista y las autoridades educacionales de este país han llegado hasta a ocultar e intentar impedir la circulación de libros de antiguos insignes patriotas y pensadores nacionales, en donde se hacen críticas al totalitarismo comunista. Pocos son los jóvenes cubanos que han podido tener acceso al Tomo 15 de las Obras Completas de José Martí, donde el autor descalifica al comunismo como modelo social y político a seguir.

Exhortamos a nuestros lectores a que soliciten leer las Obras Completas de José Martí. Les responderán lo que está orientado por el Aparato de Control Social: “Sólo es para los investigadores”, o “No tenemos ese tomo específico que usted pide”. ¿De qué tipo de Educación podemos hablar, si se tienen que esconder los pensamientos martianos y los personales, sin que nadie se atreva a discutirlos públicamente?

Cuando hablamos de Educación gratuita, debemos asegurarnos que la misma sea didáctica para los educandos, y sobre todo que con ella se les inculque la libertad de pensamiento. Por todo ello, es un colosal embuste afirmar que tal “gratuidad” en este país. Se le cobra directamente a cada trabajador, y lo más importante, nadie quiere hablar de lo que nos cuesta la mala educación.

Latest posts by Guillermo Farinas (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>