Publicado: Mie, 20 Ago, 2014

Debaten en Miami sobre economía cubana

Imagen 009 La Habana. En días pasados se celebró en la ciudad de Miami una edición de los eventos convocados anualmente por la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE). En esta ocasión cerca de 20 economistas, periodistas independientes y otros profesionales residentes en Cuba tomaron parte en la cita.

Tres de los temas tratados acapararon la atención de los asistentes y concentraron la mayoría de los debates: la nueva Ley de Inversión Extranjera, el trabajo por cuenta propia y el embargo de Estados Unidos contra el gobierno cubano.

Acerca del primero de esos tópicos, el académico cubanoamericano Jorge Sanguinetti afirmó que, aún sin despojarse de los dualismos monetario y cambiario, los cubanos afrontan ya otro dualismo no menos lacerante: los que pueden invertir (los extranjeros), y aquellos a quienes se les niega esa posibilidad (los residentes en la isla). El propio Sanguinetti aseveró además que resulta contraproducente invertir en un negocio sin poder seleccionar a los empleados, y que ello podría atentar contra la eficiencia de la inversión.

Otros panelistas insistieron en la corrupción que generará el mecanismo de las entidades empleadoras para escoger a los trabajadores, ya que serán inevitables los episodios de favoritismo, sociolismo, y la compra “por la izquierda” de las plazas laborales en corporaciones o firmas con capital extranjero. Ahondando en el tema, la abogada independiente Yaremis Flores, en su ponencia “La nueva Ley de Inversión Extranjera, sus limitaciones a la iniciativa empresarial ciudadana e inseguridad jurídica”, adujo que la exclusión de los cubanos en la referida Ley de Inversiones constituye una violación de los derechos humanos de esas personas.

Si en la reunión de ASCE correspondiente al pasado año, los ex editores de la revista Espacio Laical, Roberto Veiga y Lenier González, llamaron la atención al defender el concepto de “oposición leal”, en esta oportunidad el debate en torno a ellos se centró en la conveniencia de mantener o no el embargo de Estados Unidos. Tanto Veiga como Lenier exigieron la eliminación inmediata del embargo— ellos le llaman bloqueo—, al que calificaron de “política inmoral”.

En el bando opuesto, varios cubanoamericanos residentes en Estados Unidos defendieron la permanencia del embargo debido a que Cuba todavía no ha indemnizado al gobierno norteamericano por los bienes y propiedades de esa nación que fueron expropiados a partir de 1960.

No obstante, lo concerniente a la oposición leal— es decir, que la actual oposición cubana reconozca al gobierno como un interlocutor válido para encauzar los destinos de la isla— no estuvo esta vez totalmente ausente. El catedrático Arturo López Levy aconsejó su adopción al considerar que el régimen cubano ha dejado de ser totalitario para pasar al estadio de postotalitario. Los que se oponen a semejante concepción argumentan que no es posible ser un opositor leal mientras el castrismo los califica como “mercenarios al servicio de una potencia extranjera”. O sea, que se necesitaría para ello un “oficialismo leal” por parte de las autoridades cubanas.

Provocó expectativas la presencia de cinco trabajadoras por cuenta propia que llegaron al evento a contar sus experiencias sobre esta novedosa modalidad de empleo no estatal. En sentido general, las cuentapropistas se refirieron a las facilidades otorgadas por el gobierno cubano para el desarrollo de esas labores. Tal como se esperaba, varios de los periodistas independientes les salieron al paso para exponer las trabas que las autoridades les imponen a los trabajadores por cuenta propia.

Por ejemplo, se mencionaron a los maniseros que no pueden vender su mercancía en los parques, los limpiabotas desalojados del habanero Paseo del Prado, así como aquellos que debieron abandonar los portales de determinadas avenidas capitalinas. Además, salieron a relucir las arbitrarias fiscalizaciones de las Declaraciones Juradas de Ingresos Personales correspondientes al período fiscal 2013, que han redundado en cuantiosas multas y recargos a un elevado número de cuentapropistas.

Sin dudas, el plato fuerte de la última jornada fue el panel moderado por el destacado intelectual Carlos Alberto Montaner. Dicho panel contó con la presencia de Juan Reinaldo Sánchez, ex oficial del Ministerio del Interior de Cuba, y del investigador boliviano Carlos Sánchez Berzaín. El primero, que fungió como escolta personal de Fidel Castro, narró muchos de los entresijos que rodean el quehacer de los principales dirigentes de la revolución cubana. Sánchez Berzaín, por su parte, destacó el accionar del gobierno cubano por convertirse en exportador de las ideas que hoy ponen en práctica los exponentes del socialismo del siglo XXI. En ese sentido, Montaner aclaró que ya el más floreciente rubro exportable de Cuba no eran el turismo o el níquel, sino su método de control de la sociedad.

Es de exaltar, por último, el buen desempeño del señor Ted Henken, presidente de ASCE, como anfitrión de estos eventos.

Orlando Freire Santana

Orlando Freire Santana es periodista independiente

Latest posts by Orlando Freire Santana (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>