Publicado: Mie, 20 Ago, 2014

El eclipse de la Historia me Absolverá

100_1235 La Habana. El fracaso del proyecto castrista se refleja en la miseria y opresión del presente

Si comparamos el momento que vivimos, con la época en que Fidel Castro, tras liderar el ataque al Cuartel Moncada, asumió su alegato conocido como La Historia me absolverá, percibiremos que los males de hoy son similares o peores a los que aquejaban la isla bajo la tiranía de Batista.

En 1953 el líder revolucionario justificó su fallido intento acusando al despotismo batistiano de cercenar la democracia, menoscabar a todos los trabajadores, llevar al país a la pobreza y promover la corrupción. Con toga puesta –derecho que se le concedió- interpeló a aquel régimen por la cruel persecución política contra los que deseaban cambiar este escenario.

Aquella beligerancia para cambiar la enfermedad que padecía la nación terminaría empeorando con la imposición de la más absurda de las ideologías: el marxismo- leninismo, que finalmente convirtió a Cuba en una mísera isla cautiva.

Los dueños del nuevo poder monopolizaron las vidas de todos los isleños, destrozando aquel prototipo de cubano que en el pasado siempre estuvo dispuesto a sacrificarse, trabajando muy duro cuando la recompensa era atractiva y justificaba el esfuerzo propio.Les suprimieron todo tipo de incentivo, y desalentaron el sacrificio necesario para lograr la excelencia en cualquier empeño.

De esta manera los cubanos pasaron por alto, que casi siempre cuando estamos contemplando comprar algo nuevo, los anuncios llamativos nos llevan a creer que el producto es fenomenal. El fidelismo eclipsó a la mayoría con su hipócrita oratoria e hizo olvidar el más importante cuestionamiento ante algo nuevo: ¿funcionará tal como la propaganda lo cacarea? Y todos hemos tenido la triste experiencia de comprobar que mucho de lo anunciado no es lo que afirman sus promotores.

Los hermanos Castro aprovecharon la insensatez de la nación y a ritmo de cantos de sirenas les alzaron los brazos a los muertos para abanderarlos. Todo el tiempo expusieron a los cubanos a un constante adoctrinamiento ideológico y exacerbaron hasta la saciedad la famosa unidad y uniformidad para “enfrentar el imperialismo”.

El sector estudiantil, tan autónomo en aquel momento, aprendería rápidamente el estilo de “Alfabetización, Trabajo y Fusil”, que tan disciplinadamente fuera apuntalado con los fantasmas de Camilo Cienfuegos, el Che Guevara y Julio Antonio Mella, a la postre verdaderos apóstoles del fracaso, tengan o no responsabilidad.

Y ni que decir de aquellas alegorías que durante más de medio siglo han sido reiterativas: “patria o muerte”, “socialismo o muerte”, “cuando un pueblo enérgico y viril llora” “ahora si vamos a construir el socialismo”…. Todas terminaron mezclándose con los eslóganes orwellianos de pollo por pescado, picadillo de soya, café mezclado, o batalla de ideas.

A ocho años de gestión gubernamental del General-Presidente Raúl Castro debido a la enfermedad de Fidel Castro, se mantiene la misma tiranía comunista. Aquí se cambio todo para no cambiar nada.

En su primer discurso como jefe de Estado, Raúl Castro prometió escapar de la mentira e hizo promesas que sabía muy bien no podría cumplir. Si bien encaró algunas reformas, la corrupción es cada vez más rampante, los trabajadores están abandonados a su suerte, la vida se encarece sin cesar. En tanto, el General-Presidente ataca a sus oponentes con saña e insiste en convencer al mundo de que la “revolución cubana” es humana e indestructible. Todo esto hace que los cubanos paguemos espantosas consecuencias que se reflejan en todos los sectores de la vida y sin disfrutar de nuestras libertades políticas.

De manera que aquel alegato de “La Historia me absorberá” que presentara Fidel Castro en su defensa por el ataque al cuartel Moncada, se eclipsó para siempre. Tal vez por eso ya se hace tan difícil encontrar este espécimen en las librerías.

Leonpadron10@gmail.com

 

Latest posts by León Padrón Azcuy (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>