Publicado: Mar, 12 Ago, 2014

Elogios, críticas y otros vericuetos

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Roberto de Jesús Roberto de Jesús Guerra Pérez conversa con APLP

-En los últimos tiempos sufro una campaña de descrédito que proviene de la parte más represiva del régimen (el mando de la policía política). Y eso lo comprendo porque ellos hacen su trabajo, pero lo que más duele es que algunos colegas se hagan eco de tales campañas.

Pregunta: ¿Qué razones esgrimen esos colegas para atacarte?

-Fundamentalmente se apoyan en que tienen nivel universitario, y se presentan como intelectuales de alto rango. No tengo complejos por decir que mis raíces son campesinas, que hace unos doce años comencé el oficio periodístico emborronando cuartillas sobre lo que veía y escuchaba en mi entorno. Por ello he sufrido múltiples prisiones, golpizas y vejaciones. Y hasta he recibido amenazas de muerte.

P: -Es cierto que nuestra sociedad padece de Titulitis, pero la crítica y la polémica en un marco cívico purifican la cultura del debate. ¿Consideras discriminatorias las críticas que vienen de esos colegas?

-Sí, porque no son constructivas, sino para desprestigiarme. He leído artículos donde se citan a otros colegas míos. Supuestamente me denigran, mas cuando voy a confirmarlo ellos alegan que no es cierto que hayan dado esa mala opinión sobre mí.

P: – ¿Cuánto esfuerzo has puesto en tu superación?

-En 2009 seis miembros fundamos el Centro de Información Hablemos Press. Comenzamos distribuyendo tarjetas de presentación, en las que solicitábamos información de cualquier acontecimiento no publicado por la prensa oficial. Las informaciones que nos llegaban las confirmábamos por nuestros medios, y además de diseminarlas por Internet, grabábamos algunos CD. Los hacíamos circular entre la población, ya que como se sabe en Cuba casi nadie tiene servicio de internet, y por aquella época mucho menos.

Reflexiona un instante, y luego argumenta lo anterior:

-Hemos impartido talleres de fotografía para activistas. Les ayudamos a conectarse en twitter, y canalizamos recursos provenientes de organizaciones amigas en el extranjero que nos ayudan a desarrollar la sociedad civil en Cuba mediante: teléfonos móviles, compra de líneas telefónicas, memorias flash, etc. Además, repartimos (en soporte digital) videos campañas para que los cubanos se instruyan en la defensa de sus derechos básicos.

Y agrega que:

-Publicamos informes mensuales de arrestos o violaciones a los derechos ciudadanos por motivos políticos, y los documentamos con videos. En una semana hemos llegado a publicar hasta 6 videos, y entre 4 y 8 notas informativas, no solo del tema de la represión policial, sino también de deporte, cultura, y otros de contenido social. Muchas organizaciones internacionales toman en cuenta nuestros informes. Es un trabajo riesgoso y que hacemos en conjunto.

P: Los viajes al extranjero generan un torrente de buenos y malos sentimiento en la conciencia colectiva de los cubanos. ¿Qué te dicen tus experiencias?

-Desde principios del 2013, y luego de casi cincuenta y tres años de prohibiciones, soy uno de los primeros en salir luego que se permitiera que activistas disidentes viajen masivamente al exterior. He sido invitado a 14 naciones. He participado en programas de capacitación sobre modernas tecnologías digitales. Y en eventos internacionales he coincidido con prestigiosas personalidades de la política y de la cultura universal.

P: Para concluir ¿deseas agregar algo más?

-Quiero aclarar que en todas las actividades a las que he asistido lo he hecho a título de mi organización, y no en representación del periodismo independiente en general. He denunciado las condiciones hostiles en las que se desarrolla el activismo pro-democracia en Cuba. Estoy afiliado a la Asociación Pro Libertad de Prensa (APLP), gremio sindical que representa a buena parte de la prensa independiente. Eso me permite abogar y defender a mis compañeros que luchan por la libertad de prensa en Cuba.

Nota:

El pasado miércoles 11 de junio, alrededor de las 11 y 35, en la parada de ómnibus ubicada en la avenida 26, frente al Zoológico del Vedado, fue agredido el reportero y director de la agencia independiente Hablemos Press, Roberto de Jesús Guerra. El agresor, joven, corpulento y con el cuerpo tatuado, se abalanzó sobre el comunicador en el momento que éste se iba a sentar.

El editor de Hablemos Press, Osmel Almaguer, quien acompañaba a Roberto, intentó infructuosamente quitarle al agresor de encima. Un ciudadano que estaba en la parada de ómnibus auxilió a ambos pero ya Guerra había sido golpeado reiteradamente en el rostro.

Según Jesús Guerra, mientras el agresor lo golpeaba decía “eso es para que tu veas, para que no le robes más el dinero a los opositores, eso no se va a quedar así”.

“Había gente de la Seguridad del Estado (DSE) que le decían al agresor -ya no le des más”, recalcó Guerra.

Por su parte, Osmel Almager dijo “que al parecer el atacante llevaba un bolígrafo en la mano”.

Quince minutos después, Roberto de Jesús, con golpes visibles en el rostro, se dirigió a la embajada de la República Checa para su turno habitual de Internet. A su llegada fue asistido por algunos funcionarios que le brindaron vendas y agua para las heridas.

 

 

 

 

 

 

 

Latest posts by Juan Carlos Linares Balmaseda (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>