Publicado: Mar, 23 Sep, 2014

Escasos los chequeos médicos laborales

Empleados estatales Enfermedades profesionales asolan a los trabajadores por falta de revisiones sanitarias reglamentadas

La Habana. Los incumplimientos con la realización de los chequeos médicos periódicos son considerados como una indisciplina laboral por parte de las administraciones y los sindicatos. En el presente, todo lo relacionado con este tema está contenido en la legislación laboral.

En el Capítulo XI de la Ley 116, el nuevo Código de Trabajo, se explica la seguridad y salud en el trabajo con vistas a garantizar la salud a través de condiciones idóneas y así evitar accidentes y enfermedades profesionales, entre otros imponderables que puedan afectar al trabajador.

La lista de 35 enfermedades reconocidas como profesionales debe ser del conocimiento del trabajador, quién a su vez debe exigir los medios laborales que necesita usar y que se le realicen los chequeos médicos pertinentes.

Estos son de obligatorio cumplimiento, mas en estos momentos existen problemas para que se realicen. La responsabilidad de la administración es estar al tanto de que los trabajadores se sometan a esta periódica revisión de salud, y es la que debe coordinarlos con instalaciones médicas, como pueden ser los policlínicos, los centros de atención primaria o el Instituto Nacional de Salud de los Trabajadores (INSAT).

Por otra parte, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) debe velar por la organización de los chequeos preempleo y los periódicos, y que tengan calidad y sistematicidad. No siempre sucede así, sobre todo en algunos sectores, por falta de tradición en efectuarlos.

El carácter de estos exámenes debe ser ante todo preventivo para que quién comienza en su vida laboral, o el que tiene años de experiencia en la actividad, aseguren su calidad de vida y puedan tener mejores rendimientos laborales.

Mas de hecho, en el presente, con diversas carencias de medios de trabajo y equipos en los centros médicos, se estima que con preguntas y reconocimiento físico ya está todo hecho. Acostumbrados a que les hicieran placas o ultrasonidos en estas pruebas de salud, las opiniones de algunos trabajadores ponen en duda este proceder.

Ellos piensan que lo que ocurre no es más que una estrategia estatal para no revelar que faltan reactivos y otros medios de diagnóstico, y echarle la culpa al embargo norteamericano, lo que se convierte en un tedioso y falso argumento si se considera que en otros momentos, y pese al mismo embargo, ha habido existencias de dichos materiales para análisis.

Como esta situación es problema en unas provincias y en otras no, se deduce que hay mala organización del MINSAP en cuanto a garantizar reactivos y otros medios, según las posibilidades del uso de los mismos para las diferentes enfermedades profesionales. En realidad, son productos que deben estar ubicadas en cada municipio del país.

Una enfermera que prefiere no ser identificada, se queja de que por culpa de posponerle los chequeos médicos periódicos, contrajo una enfermedad crónica que hubiera podido ser detectada a tiempo. Debido a su trabajo, ella afirma que son muchos los casos de trabajadores que enferman por motivos similares.

Activistas sindicales en la provincia de Holguín se quejan porque no se realizan los chequeos en muchas entidades, a pesar de que los trabajadores están expuestos a contraer distintas enfermedades. Lo mismo sucede en Guantánamo y en la capital.

Es penoso que se haya detectado que en varias provincias hay deficiencias organizativas que no permiten que los trabajadores que se contaminan con plomo y mercurio puedan hacerse los análisis reglamentados.

Los trabajadores que laboran como veterinarios, granjeros, ganaderos, o directamente con animales, sólo por causa de agentes biológicos pueden contraer brucelosis, leptospirosis, histoplasmosis, hepatitis B y C, carbunco o ántrax. Si no se atienden a tiempo, algunas de estas enfermedades pueden ser mortales.

Otras dolencias están dadas por componentes tóxicos, y hay trastornos que ocurren por radiaciones o enfermedades producidas por las vibraciones de diferentes partes del cuerpo humano y las que, entre otras, provocan lesiones e inflamaciones severas en las articulaciones.

“Tuve que trasladarme a otra profesión porque era maestra y me afecté las cuerdas vocales. Eran tiempos en que tenías que dar clases a varios grupos con muchos alumnos. Me costó mucho recuperarme en algo, mas quedé enferma para siempre y aquí no se te indemniza. Tienes que seguir trabajando en lo que aparezca para jubilarte con una chequera que casi no alcanza: el papel aguanta todo lo que le pongan”, opinó sobre el tema una señora en condición de anonimato que en el presente se desempeña como contadora.

Latest posts by Aimee Cabrera (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>