Publicado: Mar, 21 Oct, 2014

Fallas en el sector privado de Santa Clara

Puesto de ventas El trabajo privado es acosado por el Estado, pagando la población

Santa Clara. En la provincia villaclareña hay más de 50 000 trabajadores por cuenta propia, un gran número de ellos dedicados a las actividades de ventas de productos del agro. Estas personas a diario sufren atropellos por parte del gobierno y sus entidades.

Los revendedores legales e ilegales de productos agropecuarios son acosados por inspectores del Organismo Nacional Tributario del Trabajo (ONAT), quienes le imponen multas elevadas por supuestas ventas ilícitas o, como ocurre en el caso de la mayoría, por no contar con las patentes exigidas.

Con tal de sostener la economía de su familia, estas personas madrugan en centros de comercio estatales para lograr obtener los productos a un menor precio y por ende sacar sus ganancias. Otros le compran directamente al campesino, a un precio menor del mercado. En los últimos tiempos, ha crecido el número los que se dedican a este comercio. No siempre pueden ver el resultado de su trabajo, expuestos como están a los decomisos de sus mercancías, a grandes multas y en el peor de los casos a ser sancionados por los tribunales.

Los trabajadores por cuenta propia tienen áreas delimitadas para ejercer sus labores. En el caso de los vendedores ambulantes, les está prohibido transitar tanto por calles céntricas de la ciudad como por el bulevar, donde se encuentran los centros comerciales por moneda nacional y tiendas recaudadoras de divisas.

Esa situación ha generado protestas y enfrentamientos entre los que se sienten afectados y los que cumplen las órdenes del gobierno local, así como quejas en la sede del gobierno provincial, sin lograr alguna respuesta favorable para los cuentapropistas.
Dedicados al trabajo particular, afectados por los altos impuestos y excesivas multas, los trabajadores de este comercio se quejan de la persecución de los verificadores, los que no se limitan a las sanciones como el retiro de la licencia o multas, las que en su mayoría son injustas.

Pero no sólo los revendedores sufren esa cotidiana lucha por la sobrevivencia. A pesar de los mercados estatales ofrecer precios más bajos, a los que laboran largas jornadas les es imposible realizar colas en estos centros. Aunque no cuentan con un buen poder adquisitivo, se ven obligados a comprar a los particulares, con productos a un mayor precio. Y otros acuden a estos porque las mercancías son frescas y de mejor calidad.

Latest posts by Yesmy Elena Mena Zurbano (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>