Publicado: Mar, 7 Oct, 2014

Huellas de los chinos en Cuba

Los chinos en Cuba La Habana. Los primeros chinos descendientes culíes llegaron a Cubaen 1847 y en las próximas dos décadas del propio siglo, aunque esta migración se estancó por acuerdos leoninos de trabajo, en ellos descansó el trabajo esclavo del nacimiento del ferrocarril, el primero de América y de la metrópoli.

Los chinos, vinieron con compromisos de trabajo esclavo durante cinco y ocho años, trabajaban en los centrales azucareros y fueron tratados como los negros africanos. Al cumplirse el plazo del contrato muchos volvieron a su país, pero otros se establecieron en las ciudades, fundamentalmente Matanzas, Santiago de Cuba y La Habana, donde habitaba la mayor cantidad de asiáticos. Siglo XIX se cuantificó en 6 mil.

Un siglo después seguían invadiendo la Mayor de las Antillas, pues, las noticias que llegaban a la Gran Muralla China, eran que -los chinos- cubanos se asentaban en la prosperidad-.Y hubo alrededor de 131 mil en la década de 1950, descendientes de tres generaciones, incluso autóctonos.

A pesar de que en los últimos años menguó la presencia china, su huella es parte de la nacionalidad cubana.

Se asentaron en las riberas de los ríos. Comenzaron a desarrollar el gusto en la población por el consumo de vegetales, y su comida fue ganando seguidores, ejemplo el famoso plato Washinango en Matanzas.

Se hizo popular entre los criollos la charada china de los números, utilizada por los cubanos para probar suerte en la lotería, en el argot popular: “la bolita”.

La medicina tradicional china goza de fama y prestigio, por su eficacia en el tratamiento de muchas enfermedades, valorada en la máxima popular: -a ese tipo no lo salva ni el médico chino-…

La práctica de las artes marciales, como el Tai Chi, el Wushu, entre otros, cuentan con gran cantidad de seguidores en todo el país.

Se les consideró perseverantes, hombres sabios y sobre todo prudentes. En un cuento llamado contrarrevolucionario o malicioso, se dice:- estos comunistas lo rompen to y lo joden to-, otro paisano, le dijo:-mila paisano, ahi viene el G-2-;-sí, sí, pelo depué lo arreglan y lo ponen to de lo ma bonito-.

Una estatua en Línea y L, en el Vedado, La Habana, reconoce la participación de los chinos en la lucha liberadora contra la metrópolis española y reza: no hubo un chino traidor, ni un chino desertor. Un batallón de chino y descendiente al final de la guerra contra España, el mayor grado reportado, Comandante (mayor).

La sabiduría china tiene un carácter trascendental. Ha roto las barreras de la geografía y del idioma. Sus tradiciones van por todo el planeta y forman parte de la identidad de muchas naciones.

Un barrio chino o Chinatown, es el nombre de una zona urbana donde reside la población de origen chino en una sociedad no china, y para describir áreas urbanas donde viven residentes de origen asiático. Los barrios chinos son comunes: Sudeste Asiático, Europa, Norteamérica y Latinoamérica.

Fuera de la República Popular China, es San Francisco (EE.UU.) donde viven la mayor concentración de chinos del mundo y sus descendientes, también en Manhattan, Nueva York.

En segundo lugar en importancia numérica es el Barrio chino de Lima (Perú). Se pueden contar más de un millón trescientos mil chinos o descendientes, y se fusiona la colonia japonesa, un descendiente llegó a ser presidente en la década de 1990, el impugnado Alberto Fujimori.

En el barrio chino de La Habana, se establecieron más de 25 000 chinos, fue el más próspero desde la década de 1930 a la década de 1950. Incluso muchos chinos viajaron a la capital cubana en esta etapa huyendo del comunismo de Mao Se Tung que había triunfado en 1949. En la década de 1960, la mayoría emigró hacia otros países debido a las expropiaciones que realizó el Gobierno Revolucionario.

El barrio chino de Centro Habana no es solamente la estructura edificativa, recorre las avenidas Zanja, Galiano, Reina y Belazcoaín. Éste enclaustra 150 años de historia, una cultura milenaria ubicada en Cuba.

Los chinos-cubanos desarrollaron el comercio, abrieron tiendas que vendían todo tipo de artículos, restaurant, sociedades de recreo, clubes. Era uno de los sitios más visitados, en sus calles se respiraba la tradición china y la riqueza de su cultura.

Además, contaba con un periódico actualmente cerrado, un cine que a duras pena funciona, una farmacia totalmente en ruinas, entre otras instituciones que dejaron de existir. Hoy es la zonas más sucias de la capital, donde abundan los desechos, aguas albañales y la contaminación ambiental.

Hoy la decadencia del Barrio Chino no se esconde, ya dejó de ser el preferido para festejar fechas importantes como el -Día de San Valentín- y de aquellos que prefieren degustar su menú.

irilopez5@gmail.com

Latest posts by Helem López (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>