Publicado: Mar, 7 Oct, 2014

Iglesia y Estado cubanos aliados en silenciar decisiones papales

Interior de iglesia habanera La Habana. Ni la prensa y noticieros – ambos estatales -, ni los sacerdotes en las iglesias informaron a fines de septiembre sobre la decisión del Papa de encarcelar a un dignatario de la iglesia y expulsar a un obispo de Paraguay, ambos acusados de pederastia. Estas noticias fueron conocidas por parte del público nacional únicamente a través de Telesur.

Mientras la opinión pública mundial recibe información cotidiana sobre el obrar del Papa Francisco, en Cuba los medios y la propia Iglesia guardan un silencio absoluto sobre sus acciones, palabras y reforma.

El viernes 26 y el sábado 27 de septiembre, las retransmisiones de Telesur por la T.V. cubana informaron esas noticias en el programa “Dossier”. Mas, al contrario de lo acostumbrado, los noticieros cubanos de T.V. y la prensa plana no las reprodujeron.

También fueron silenciadas en las Iglesias al día siguiente, domingo 28. Desde el advenimiento al papado de S.S. Francisco, los sacerdotes de Cuba no informan sobre sus hechos – salvo raras menciones -, aunque ya desde antes no hablaban sobre la crisis y escándalos debidos a acusaciones a religiosos. La prensa oficial es casi igual de parca con este tipo de información.

Excepto menciones aisladas a declaraciones papales de tema social que pueden parecer afines al comunismo, no publican lo que es noticia en las primeras planas del resto del planeta, manteniendo a los fieles nacionales al margen de lo que acontece en la iglesia católica mundial.

Desde 1959, e incluso durante un largo periodo de persecución a la religión, y declarando entre sus fines su erradicación paulatina, el Estado jamás publicó acusaciones por mala conducta contra ningún sacerdote, limitándose a generalizaciones de imputaciones históricas.

Ahora que Estado e Iglesia declaran tener “las mejores relaciones”, se espesó tanto el silencio sobre la marcha mundial del catolicismo que la institución que la representa en este país parece no tener nada que ver con la del resto del orbe.

Curas y comunistas obran como si S.S. Francisco no existiera y reinara Benedicto XVI. Es forzoso preguntar ¿por qué? ¿Son “más papistas que el Papa”? ¿” Ponen sus bardas en remojo al ver arder las de su vecino?” El hecho es que tratan a Su Santidad como a un disidente indeseable para ambas castas.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>