Publicado: Mie, 1 Oct, 2014

Los titubeos del raulismo

De vuelta al capital foráneo La Habana. La firma de 61 tratados bilaterales para la protección de la inversión extranjera por parte del gobierno cubano podría ser otra jugada de engaño.
A Raúl Castro le basta con crear la atmósfera para ganarse a la opinión pública internacional. En el fondo, siguen sus apuestas por la tibieza. En otras palabras, decir mucho y hacer poco.

La frase “sin prisa, pero sin pausas”, resume su perfil ante los retos que le imponen las circunstancias históricas.
Está claro que para que sea funcional la muy publicitada ley de inversiones, con sus correspondientes apéndices, es necesario ampliar el diapasón de las reformas.

Sin una reconfiguración del sistema financiero y socio-laboral, por solo mencionar dos aspectos puntuales, el desarrollo de la economía continuará siendo un espejismo.
Ante un escenario tan carente de definiciones, es lógico el ir y venir de las dudas.

Habría que ver que compañías reciben la autorización para asentarse en Cuba.
Por otro lado, ¿acaso es razonable pensar que los grandes consorcios vendrán masivamente a un país que no tiene relaciones con Estados Unidos, el mayor mercado del mundo?

Aunque lluevan esfuerzos por convencer a los empresarios de que en Cuba se respetarán sus derechos, además de crearles las condiciones para la multiplicación de sus honorarios, lo más probable es que la gran mayoría de los convidados opte por la espera.

El peligro a mediano y largo plazo está dado en que un eventual crecimiento de los incentivos con el fin de captar capitales, podría generar dinámicas que alejen la llegada de la democracia a la Isla.

El aumento de las inversiones no significa que se instaure un Estado de Derecho. ¿No se estará incubando una nueva etapa autoritaria?

La realidad apunta a que el general-presidente insiste en los fuegos artificiales. Cede terreno, pero a paso de jicotea, sin dar la espalda y apuntando para que nadie se pase de la raya.

No quiere grandes remodelaciones, solo retoques para disimular el fracaso. Una de las últimas gestiones de marketing tuvo como sede el Congreso Internacional Abogacía 2014.

Allí, el Doctor Raúl Lozano Merino, presidente de la Academia Interamericana de Derecho Internacional y Comparado, exaltó la firma del gobierno cubano de los tratados sobre la protección de la inversión extranjera.
Hasta que se demuestre lo contrario, el producto que viene dentro de ese envase es falso.

¿Dónde está la voluntad política para romper la inercia?, ¿Dónde la virtud y el honor de aceptar los errores que han provocado el desastre?

Rubricar documentos es pura rutina para los mandamases criollos y sus subalternos. Eso sin dejar de reconocerse que son muy olvidadizos.

oliverajorge75@yahoo.com

Latest posts by Jorge Olivera Castillo (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>