Publicado: Mar, 11 Nov, 2014

No basta

El pensamiento alternativo La Habana. Haciendo un análisis desde el punto de vista de un hombre de pueblo, que es lo que soy, creo qué la oposición política en Cuba ha ganado mucho terreno. Comparando con hace veinte años, no cabe duda que avanzó muchísimo.

A lo largo de toda la isla surgieron diferentes movimientos. Las Damas de Blanco, Yoani Sánchez con su periódico digital “14 y medio”, la Asociación de Periodistas Independientes (APLP), y muchos más. No conozco todos, pero oigo hablar de ellos.

Muchas penurias y represiones sufrieron y sufren los que tienen valor de enfrentar a un gobierno totalitario. Sin embargo me inquieta la idea de que la oposición cubana esté estancada. No pretendo ofender a nadie. Y aunque es un deber informar al mundo la verdadera Cuba y no la que los gobernantes muestran, no creo que sea ya suficiente con denunciar las atrocidades y atropellos que a diario sufre el pueblo cubano.

Me atrevo a aventurar que se necesita hacer más. No basta con la denuncia y el periodismo. Pienso que tenemos que ver las necesidades reales de nuestro pueblo. Debemos tratar de ayudar de forma directa a esas personas que realmente lo necesitan, aun cuando nuestros recursos sean limitados.

Ayudar directamente en sus necesidades básicas a un pequeño grupo de personas nos daría más credibilidad. Los cubanos no tienen ninguna fe en que sus gobernantes le resuelvan los problemas. Pero tampoco parecen creer que la oposición sea la solución esperada.

Hace poco, un amigo que no pertenece a ninguna organización opositora me dijo: “Jamás he visto a ningún opositor regalar un sillón de rueda a un invalido, o darle un colchón a una madre que recién haya tenido un bebe. Entonces, al final, los defensores de los derechos humanos lo que están es viviendo del cuento.”

Tuve que quedarme callado, pues yo tampoco he visto a una organización opositora regalar un sillón de ruedas ni un colchón a alguien que realmente lo necesite y no tenga los recursos para adquirirlos. Desde luego, desconozco si la oposición tiene la posibilidad real de poder hacer eso.

Tal vez haya que empezar a pensar y obrar de otra manera, tranzándose metas más ambiciosas con el fin de ganar adeptos. Por ejemplo, no me parece un mal comienzo crear un plan de gobierno alternativo que contemple las necesidades reales de nuestros coterráneos.

Otro factor preocupante es la falta de unidad, En este aspecto estamos peor que cuando las divisiones entre mambises en las guerras por la independencia. La falta de un trabajo en equipo nos está haciendo mella y la clase gobernante aprovecha en gran medida esa brecha, creando situaciones que erosionan la ya maltrecha unidad.

La falta de un líder que sea capaz de encaminarnos en un solo sentido es algo que también golpea. Ni siquiera se ha tenido capacidad y liderazgo para aprovechar situaciones que pudieron haber desembocado en un levantamiento masivo.

Fue tan triste que la muerte de Oswaldo Paya, creador del Proyecto Varela, no encendiera la chispa para iniciar una revolución dentro de una falsa revolución, y que su familia prefiriera el exilio y no seguir luchando por las ideas que él murió. Desconozco si hay alguna tarja o monumento donde los que supimos apreciar la valentía de ese hombre podamos rendirle tributo. A mi juicio, Paya es lo más parecido a un mártir que dio su vida por algo en lo que creía.

A mi entender, es un gran error dejar que las cosas caigan por su propio peso, o esperar que la ley natural de la vida acabe con los que hoy mangonean la nación. Esa pasividad creo que simplemente permitirá el cambio de una dictadura por otra. Aguardando a que eso ocurra, los que medran por los pasillos del poder tienen la vía asfaltada y la suficiente información como para perpetuarse en la arbitraria dirección del país.

Tal vez la presente leve apertura que permite viajar a intelectuales, el reconocimiento internacional a las actividades opositoras, los diferentes premios merecidos y una mejoría económica en gran parte de los comunicadores, hagan creer que se avanza hacia el éxito.

Mas no es así. Cuba tiene uno de los mayores índices de divorcio y suicidio de América Latina, cada año mueren cientos de nacionales tratando de cruzar el estrecho de la Florida y nuestras mujeres y hombres jóvenes se prostituyen para mejorar un poco de vida o poder alimentar a sus hijos.

Tal vez no me corresponda crear este tipo de polémica. No he sufrido la represión o persecución que otros, y ni siquiera creo ser un opositor o tener la solución del problema. Pero si estoy convencido que existen en las filas de la oposición pacífica buenos cubanos con la capacidad suficiente para plantearse mayores metas.

Latest posts by Oscar Padilla (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>