Publicado: Vie, 14 Nov, 2014

¿Un nuevo banco aventurero?

BRICS-Foto tomada de Internet La Habana. La libre competencia es beneficiosa siempre que implique el mismo ejercicio de la responsabilidad para todos los que la practiquen.  Mas podrían surgir serias dudas de ello ante el reciente anuncio de la firma por 21 países emergentes de una iniciativa china para crear un nuevo Banco de Inversión e Infraestructura  con base en el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) (1), y con mayoritario capital chino (40% en renminbi o yuan). Evidentemente, se trata de establecer un nuevo competidor financiero para inversiones a escala mundial,  intentando desplazar a dólar cada vez más fuerte (2) como moneda regente.¿Está dentro de las normas de responsabilidad internacional que China respalde los desbalances que podría provocar una gran inversión de un país en desarrollo, aplicada a un proyecto de consecuencias regionales?  Porque precisamente de esto se encargan de atajar el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Asiático y el Fondo Monetario Internacional, evitando sufragar  inversiones que acomoden a la voluntad de un gobierno determinado, pero que a corto o mediano plazo afectan el medio ambiente de una parte significativa de la geografía  zonal o hasta terrestre.

China posee un deplorable record de costosos megaproyectos contaminantes dentro de su propio vasto territorio, transformándola en uno de los mayores centros de polución mundial. Pero si no bastara eso, quedaría la duda de su sólido respaldo a una moneda nacional con la que pretende jugar como fuerte competidor financiero en la geopolítica  a próximo futuro.

Para mayor desconfianza, el gigante asiático es una estructura política, económica y social muy compleja, repleta de altibajos y serias contradicciones. Se sustentan en un país dividido en tres partes completamente disímiles: un Oriente con desarrollo desigual de primer mundo; una vasta zona occidental pobre y subdesarrollada que ocupa dos terceras partes de su territorio y la mayoría poblacional del país, el que para colmo incluye dos enclaves coloniales de creciente inestabilidad social, como son la gigantesca región de Xinjiang y el Tíbet; y por último una alebrestada ex colonia británica de Hong Kong, recientemente irremisa a las directivas electorales de los mandarines del Partido Comunista en Beijing.

Además, China sufre un creciente proceso de corrupción administrativa  en medio de un proceso que pretende transformar el modelo de gigantesca maquiladora de bajos salarios para las empresas de países desarrollados en otro a largo plazo donde se haga mayor énfasis en el consumo nacional. El control absoluto del Partido Comunista Chino, aunque haya sido temporalmente exitoso en lograr esta especie de puente de pontones entre la economía de mercado y el totalitarismo, no debe considerarse una victoria consolidada, máxime que a viejas y graves contradicciones internas se  les van sumando nuevas de inquietante perfil para la tranquilidad y el orden interno.

Con todas estas contradicciones en  su estructura de base, ¿puede China dar constancia de que su moneda podrá mantenerse como un competidor serio y estable en el mercado financiero internacional? Otros ejemplos recientes de monedas con falsas aspiraciones, como el  nonato sucre del voluntarioso, mas inasible, UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) aun está esperando ser impreso y luego conformar parte de las reservas de moneda dura de los integrantes del nuevo conglomerado, algo difícil de vislumbrar como un hecho factible.

Los futuros clientes de este nuevo organismo bancario, las naciones y potencias emergentes ostentan un record de ligereza con el efecto en el  medio ambiente mucho más frecuente que los de Occidente  al acatar rigurosamente la ley internacional. Mas con esta nueva iniciativa liderada por el grupo BRICS, es muy probable que de tomar cuerpo estable, se aprueben proyectos más inspirados en una política donde le pueda dar réditos a este consorcio ( o a China, como mayor inversora), aunque más para una creciente  preponderancia internacional en el orden geopolítico que por un interés  de desarrollo armónico y sustentable.

Como sea, el éxito de consolidación del banco del BRICS, no se verá hasta  en los próximos años. Un indicador de creciente estabilidad y progreso de esta variante financiera internacional lo tendrán que aportar los mismos países emergentes, supuestos beneficiarios directos de estos avances, con  al menos una parte significativa de sus reservas bancarias en rinminbi.

De no ocurrir, todo este  ambicioso proyecto de nueva hegemonía habrá quedado en ciernes y habrán quedado daños colaterales, aunque mínimos,  a la ecología del planeta, ya en un proceso de cambio desconocido en proporciones. El dinero líquido de una determinada moneda  posee un sólido valor mercantil y respaldo a nivel mundial en la medida en que el país emisor posee una sólida economía y unidad legislativa y social armónica en todo su territorio. Estados Unidos ha demostrado poseer una enorme capacidad de crecimiento. Lo demuestra el preponderante lugar que va ocupando como productor y exportador de combustible y la consolidación de su moneda.

China…tiene demasiados desajustes internos de todo tipo como para representar un baluarte a esa cómica moneda y ser un jugador de peso internacional con ella. Las intenciones, aunque abundan, no bastan para consolidar un espacio semejante. Aunque es bienvenida  como importante competidora  en el mercado mundial, no debe confundir sus posibilidades reales con factores que le garantizarían el éxito como nación líder

 

Nota 1) Cómo China busca crear un sistema financiero paralelo
Marcelo Justo,  BBC Mundo   11/06/14

2)    El dólar sube ante al euro y el yen

EFE – vie, 26 sep 2014

 

 

Latest posts by Alexandro del Valle (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>