Publicado: Mar, 2 Dic, 2014

Clínica Cardona: en vías de extinción

Clínica Cardona La Habana. La totalidad de los centros hospitalarios de Cuba poseen una desastrosa situación que va desde la falta de medicamentos y equipamiento técnico, hasta la depauperación constructiva, pasando por el desinterés del personal implicado en la salud del pueblo en los Cuerpos de Guardia. Y aunque algunos hospitales y policlínicos han sido objeto de importantes inversiones para su mantenimiento, especialmente aquellos que brindan servicios a extranjeros, otros se han visto obligados al cierre total.

Para corroborar la destrucción paulatina de los hospitales, podemos citar la antigua clínica Cardona, ubicada en la calle 19 entre 8 y 10, en el Vedado, clausurada desde hace más de una década, y en espera de una reparación capital que jamás llega a implementarse. Este centro, que antes del año 1959, ofrecía diversos tipos de tratamientos médicos a socios y pensionistas, fue nacionalizado por la dictadura de Fidel Castro, y convertido en el Hospital Materno Clodomira Acosta.

Hasta principios de la década del 90 muchas gestantes fueron beneficiadas por los servicios maternos que en él se brindaban. Incluso, de lugares lejanos venían los futuros padres a recibir los servicios de ginecología y obstetricia con la certeza de haber escogido un excelente lugar para el nacimiento de sus hijos.

Rigoberto Pérez (nombre cambiado), uno de esos tantos padres que escogió este hospital materno para el nacimiento de su bebé, me cuenta que hace unos pocos días, en vísperas del cumpleaños de su hijo, quien reside en los EEUU, se personó en el hospital Clodomira Acosta para tomar una foto y enviársela al joven como recordatorio de su nacimiento hace veintitrés años. Pero le resultó imposible hacerla. “Lo que me encontré allí, dijo con lágrimas en los ojos, era como un fósil, una ruina, unos despojos en vías de extinción. Es una pena, pues no pude enviarle lo que él quería tener: una alegre imagen del hospital donde nació”.

Las personas que peinan canas conocen que a partir del año 1991 en adelante, comenzaría la existencia infernal para todos los cubanos, una época en que la Isla se ha visto envuelta en medio del llamado período especial, lleno de vicisitudes y carencias.

La Salud Pública, es uno de los derechos sociales más costosos para cualquier nación. El disfrute constante de estos, requiere no solo de la voluntad política de cualquier gobierno, sino que dependen en gran medida del desarrollo económico del país.

En Cuba, hasta las postrimerías de los ochenta se pudo mantener un aceptable servicio en el sistema sanitario. Para aquel entonces, cada ciudadano podía recibir significativos servicios médicos, gracias a un mediano funcionamiento de todos los centros hospitalarios de la nación, pero lamentablemente hoy ya no podemos decir lo mismo.

Al desaparecer la URSS, y el campo socialista, países de quienes dependimos durante muchísimo tiempo, vimos cómo los dueños de Cuba (léase los hermanos Castro) no aceptaron realizar una reforma total al sistema político cubano, sino que apostaron por mantener con nuevo maquillaje el mismo régimen totalitario, corrupto y fracasado, pero que a fin de cuentas no permite siquiera desatar las fuerzas productivas, ni desarrollar la inagotable cantera de talento y el espíritu emprendedor que poseen los habitantes de este archipiélago del Caribe.

Esta incapacidad del gobierno comunista -producto de la intransigencia, la incompetencia, y la continua malignidad de sus dirigentes principales- ha provocado que nuestro país bordee los márgenes de la pobreza en un perenne retroceso socioeconómico. Penosamente esto incide en el deterioro visible de las condiciones de vida de todos los cubanos, reflejándose con igual intensidad en los centros de salud pública de todo el territorio nacional.

Hoy, ya es un hecho evidente, que asistimos al entierro de la célebre clínica Cardona, hospital materno Clodomira Acosta. Pero todavía hay quienes mantienen viva la esperanza, y siguen a la espera de una reparación. Otros creen que en el mejor de los casos, tal vez lo conviertan en un banco de sangre, o en un almacén farmacéutico, o en un establecimiento proveedor de lentes de contacto, como me aseguraron algunas fuentes.
Leonpadron10@gmail.com

Latest posts by León Padrón Azcuy (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>