Publicado: Mar, 16 Dic, 2014

Día Naranja de la No Violencia contra la Mujer

Foto manuel Damián La Habana. El pasado 25 de noviembre se celebró internacionalmente el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Esta jornada de lucha por la emancipación, equidad y respeto hacia las féminas fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 54-134 del 17 de diciembre de 1999. La propuesta para que se celebrara en esa fecha la realizó la República Dominicana con el apoyo de 80 países miembros.

Esta propuesta se inspiró en tres jóvenes dominicanas que lucharon contra la dictadura trujillista. Ese día, pero de 1960 las hermanas Mirabal fueron asesinadas en la ciudad de Santo Domingo por órdenes del dictador de República Dominicana Rafael Leónidas Trujillo.

Mediante la Resolución antes mencionada la ONU apoya todos los programas y actividades que realizan sus miembros a favor de eliminar los problemas de género existentes: la subestimación y la violencia, ya sea física, económica o psicológica.

Los esfuerzos que realizan los países no son suficientes pese al creciente interés en la lucha contra abusos de ese tipo. Las mujeres no están seguras ni en su casa ni en su trabajo, situación que debería ser una excepción y no una regla. El temor, la inseguridad y el desconocimiento o ausencia de alternativas fiables para denunciar esos delitos, atenta contra la identificación de la cifra exacta de casos y dificulta los intentos de prevenir y disminuir la violencia.Una cifra elevada de las víctimas guarda silencio al igual que testigos de estos atropellos o delitos.

Las Doctoras en Psicología y Psiquiatría Isabel y Ada, profesionales de un policlínico y un hospital en la Habana señalaron indistintamente lo siguiente “hemos atendido muchas mujeres con problemas derivados de la violencia de sus parejas y sabemos que hay muchos casos silenciosos. Existe en este sentido un compromiso de las autoridades y la sociedad en su conjuntopara erradicarla, pero no es suficiente.

Sin embargo, desconocemos las que han sido agredidas sicológica y sexualmente en sus centros de trabajo. La violencia laboral es la expresión de incapacidad que tienen muchos dirigentes para dirigir y comunicarse honestamente con los trabajadores. El abuso de poder contra mujeres es un fenómeno real del que no se cuentan datos oficiales. En algunos casos todos los saben pero nadie lo detiene, en otros se desconoce y el abusador hace y deshace por mucho tiempo y a sus anchas.

El machismo es taimado, astuto y sutil, la víctima tiene mucho que perder: salario y reconocimiento, entre los fundamentales. Estas mujeres no saben a dónde dirigir la denuncia porque a las instituciones no les interesa escuchar que sus jefes comenten abuso de poder. Todo cae en el campo de lo subjetivo, por eso callan y aceptan al igual que la que sufre en el hogar. Su pesar no es tomado en cuenta, la justicia nunca está de su parte, aun existiendo un sindicato y un órgano de justicia laboral. Siempre que la trabajadora sea decente, honesta, valiente en la defensa de sus criterios y no entre en confabulación, intriga y componenda con el jefe, sufrirá consecuencias nefastas.Hay dirigentes que subestiman a las mujeres y no les gusta trabajar con ellas, pero no pueden quitarlas de sus plantillas porque es muy mal visto; sin embargo, poco a poco las van excluyendo hasta lograr quitárselas de encima o en otros casos, ellas renuncian”.

En mi opinión el tratamiento del temaen nuestro país es deficiente, tanto a nivel social, institucional,y mediático. Este es un mal tan importante como el VIH-SIDA, la HOMOFOBIA, el consumo de DROGA,el ALCOHOLISMO y otros que afectan a la sociedad y que hay erradicar. Es necesario incluir en el procedimiento laboral cubano un mecanismo de protección en este sentido, ya que los acápites que lo contienen no están diseñados para que las féminas violentadas, a través del acoso sexual, el maltrato verbal y la anulación, puedan denunciar el asunto.

A pesar de existir la Casa de la Mujer y la Familia como vía de orientación ante esta situación, las féminas no disponen de las vías ni los medios independientes que diseñen y promuevan políticas de género desde una perspectiva no ideologizada. La radio, el cine y la televisión no muestran ni critican suficientemente la violencia que sufre la mujer, tanto en el hogar como en el trabajo, ejemplo: el programa de la Mesa Redonda informativa del 25 de noviembre no versó sobre este asunto. La prensa plana apenas lo asume en sus textos, ejemplo: el periódico Granma, órgano oficial del Estado, no publicó el 25 de noviembre artículo alguno sobre el tema.Para celebrar el Día Naranja o de Eliminación de la Violencia hacia la Mujer solo se realizaron actividades culturales en algunos lugares de la capital, como fueron conciertos y bailes.

viralepe@gmail.com

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>