Publicado: Vie, 16 Ene, 2015

La ilustración en la prensa cubana

orlymedicohambriento(1) Una manifestación artística que logra su propia dimensión en la isla

La Habana. La ilustración se difundió en Cuba a partir de su vinculación con las publicaciones periódicas. Y también fue utilizada en partituras  musicales, libros, marquillas de cigarros. Durante la primera etapa de emergencia y expansión de la prensa en la isla, no tuvo un impacto visual importante. Más, con el desarrollo de las técnicas litográficas, la fotografía, el dibujo, la ilustración pasó a formar parte del soporte ideal para la caricatura social y política, las crónicas de época, los anuncios comerciales, así como para complementar noticias y comentarios. Y con el fin de calificar la preeminencia de este estilo editorial en el cuerpo de diferentes publicaciones, un sinnúmero de ellas aparecían en el escenario público con el subtítulo de “revistas ilustradas” – en un inicio, de fuerte influencia europea.

La prensa de corte variado -o de variedades, como comúnmente se  le denomina-,  al igual que la de temática cultural, incorporaron la ilustración en las portadas, contraportadas y en el diseño interior. Conjugaban dibujo y fotografía como ornamento,  en ocasiones de manera original. Dibujantes y fotógrafos, creadores a veces anónimos vinculados directa o indirectamente al periodismo, serán los responsables de este sistema de imágenes.

Hasta la década del treinta del pasado siglo se mantendrá en las publicaciones periódicas una estructura bastante tradicional y deudora de códigos visuales convencionales. Sin embargo, ya en mayor o menor medida, el ilustrador se convirtió en un productor capaz de expresarse prácticamente en todas las modalidades. El fotograbado, la fotolitografía, el empleo de la bicromía y tricromía se suman a las innovaciones que otorgaron a la ilustración una jerarquía importante dentro de las publicaciones periódicas cubanas.

El concepto de diseño gráfico todavía no se utilizaba alrededor de la prensa, a pesar de que algunas soluciones apuntaban hacia ello –sobre todo en el trabajo de la cubierta-, debido a la asimilación de patrones visuales norteamericanos. Comenzaron a ser empleados de manera puntual por los creadores desde comienzos del siglo  XX. Experimentaban en publicaciones periódicas de vanguardia para la época con estilos como el art nouveau y el art deco. En las obras de Jaime Valls, Rafael Blanco, Conrado Massaguer – por citar algunos nombres-  se evidencia un rompimiento con las fórmulas académicas y la búsqueda de síntesis en sus propuestas gráficas. La ilustración en la prensa periódica se convirtió  en portadora de nuevos signos, aunque no siempre creó un clima de resonancia propicio a las búsquedas innovadoras.

Por ejemplo,  la “estética decó” devino una tendencia artística dominante en la prensa habanera desde finales de los años 20, dominio que propició el auge alcanzado por el anuncio comercial dentro de las mismas. Algunas de las variantes más difundidas por esta línea artística –simplificación formal, síntesis compositiva, sistema figurativo dinámico,…- se tradujo  en un mensaje visual de fácil asimilación y aceptación en el gusto y la lectura de la prensa cotidiana.

También el texto y la imagen lograron equilibrarse a través de las diferentes publicaciones: El Fígaro, Social, Suplemento Literario del Diario de la Marina, La Habana Elegante, Bohemia, Carteles, y un sinnúmero de semanarios, boletines, gacetas, periódicos, revistas, folletos. En las nuevas publicaciones, la preocupación se concentró tanto en la información como en los encuadres, el espacio como factor visual que otorga una dinámica diferente, la portada, el anuncio comercial, el dibujo, las cubiertas, la tipografía. De hecho, se difunde  entre los creadores el término de “portadista”, denotativo de los ilustradores que trabajaban un área de la publicación que desde los años 30 ya se expresaba con perfiles propios.

Tipos populares, ambientes urbanos, escenas costumbristas, productos comerciales, caricaturas sociales o políticas devinieron temas recurrentes del contexto insular, ilustrados desde la cotidianidad de nuestros diarios. La realidad modelada en imágenes conformó también un estilo de vida, un gusto a través de la prensa. A diferencia de la pintura, la ilustración en las publicaciones periódicas cubanas circuló por el escenario visual entrelazando principios estéticos y fines comunicativos efectivos, directos, en consonancia a las regularidades del medio en la que estaba insertada.

La exigencia y el logro de síntesis y eficacia en el mensaje aportado por  la ilustración conllevó a que durante casi siglo y medio periódicos y revistas utilizaran esta apoyatura visual en la isla. La  difusión y recepción en Cuba de publicaciones ilustradas nacionales y foráneas dominará el escenario visual y la construcción de imaginarios culturales a través de la prensa.

 

 

 

 

 

 

Latest posts by Cecilia Campos (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>