Publicado: Mar, 20 Ene, 2015

Queremos buscar el reconocimiento académico para los periodistas

Periodistas se capacitan con APLP La Habana.Cuando a principios de los años noventa las nacientes agrupaciones contestatarias al régimen de Fidel Castro comenzaron a necesitar de personas capaces de divulgar con profesionalidad el ejercicio y necesidades de la oposición intramuros, probablemente nadie advirtió que de aquellos primeros voceros nacía el movimiento de comunicadores que expondría ante el mundo la realidad del contrato social en Cuba.

En apenas tres décadas de existencia, aproximadamente, el periodismo independiente cubano, como se le conoce en la isla, mostró que posee un potencial incontenible a pesar de la degradación y el acoso político a que son sometidos los miembros del gremio.

Gracias a la hornada de periodistas independientes, hechos significativos como el hundimiento en 1994 del remolcador 13 de Marzo, las circunstancias del secuestro en 2003 de la “lanchita” de Regla y el posterior fusilamiento de tres implicados, los sucesos en el mismo año de la llamada Primavera Negra y el encarcelamiento de 26 periodistas, o las muertes de los opositores pacíficos Orlando Zapata Tamayo y Oswaldo Payá, en 2010 y 2012 respectivamente, entre otros tantos más, trascendieron la barrera de silencio impuesta por los medios oficialistas al servicio del régimen.

En la actualidad el movimiento se considera una de las manifestaciones opositoras más influyentes. No obstante, no falta la crítica de detractores y la preocupación de colegas experimentados sobre las insuficiencias técnicas que persisten en la obra de varios exponentes del oficio.

Desde hace algún tiempo, solidariamente, Organizaciones No Gubernamentales internacionales facilitan cursos para la superación de nuestros periodistas. Sin embargo, en la isla aún no existe ningún espacio de capacitación al alcance de toda la masa de comunicadores.
Con el fin de resolver dicha necesidad, la Asociación Pro Libertad de Prensa –APLP- última detalles para la apertura durante el mes de enero, presumiblemente, de la Academia Luis Aguilar León -ALAL.

Para profundizar en torno a cuestiones organizativas y de funcionamiento de la ALAL, un proyecto pionero dentro de la oposición criolla, José Antonio Fornaris, presidente de la APLP, y Amarilis Cortina, miembro de la directiva de la APLP seleccionada para dirigir la academia, ofrecieron sus consideraciones a este redactor.

OCB: ¿De dónde surge la idea de fundar una academia, es el resultado de una necesidad urgente o se trata de una idea concebida tiempo atrás y finalmente se materializa?

JAF: Son ambas cosas, un proyecto pensado desde hace tiempo pero a la vez surge de la necesidad de ayudar a la superación de los periodistas. El periodismo, a secas, porque la palabra independiente es un término que injustamente se usa para crear diferencias de calidad, en Cuba es otro hijo de la oposición. A través del tiempo se han unido a la profesión muchas personas con experiencia, pero también otras sin ninguna que necesitan cierta capacitación, y en consecuencia ese trabajo de la academia fortalecerá el movimiento opositor.

OCB: ¿Por qué Academia Luis Aguilar León, qué sugiere ese nombre?

JAF: Luis Aguilar León fue un destacado periodista. Escribió en el último periódico libre que se conoció en el país, llamado precisamente Prensa Libre. En un gesto de valentía escribió en defensa del diario La Marina, cuando el gobierno de Fidel Castro mandó a clausurarlo, el artículo “La hora de la unanimidad”. Poco después Prensa Libre también fue cerrado y Luis Aguilar León partió al exilio, donde colaboró con varios medios internacionales hasta su fallecimiento en los años noventa. Es muy importante conocer que se consultó con su familia quien dio el visto bueno para que la academia adoptase el nombre.

OCB: En la convocatoria para las inscripciones, lanzada por la APLP, se da a conocer como ALAL. Sin embargo, no se especifica si es una academia de periodismo. ¿Cómo definiría la especialización de la escuela?

JAF: Yo diría que más bien es una academia para periodistas, no de periodismo. ¿Por qué? Porque lo que se pretende es consolidar conocimientos afines al trabajo periodístico. La academia está concebida para ayudar al desarrollo profesional de los periodistas, no para formarlos desde cero.

OCB: Será un gran reto iniciar un proyecto de tal magnitud en un país donde todo lo referido a la libertad de expresión pasa por la censura gubernamental.¿Cuáles son los objetivos que aspiran cumplir?

JAF: Así es, primero hay que decir que la tarea es nueva para todos nosotros –directiva de APLP-. Pretendemos empezar, antes que nada, y aunque eso va a ser un hecho hay que ver como se desenvuelven las cosas porque en este medio existen innumerables complicaciones. A largo plazo, con una visión futurista y de esperanza, queremos que llegue a jugar un rol como en su momento lo hizo la Márquez Sterling en la primera mitad del siglo anterior, donde se llegaron a formar infinidad de periodistas. En esa época se hacía muy buen periodismo en Cuba.

OCB: En la mayoría de los centros educativos del país, las matriculas se definen mediante un proceso de selección donde los interesados deben presentar avales. ¿Quiénes pueden matricular en la ALAL y qué requisitos deben cumplir?

JAF: En un sistema sociopolítico como el nuestro los periodistas oficialistas son trabajadores ideológicos, tienen que someterse a los intereses del régimen si quieren estudiar la carrera y posteriormente ejercerla. En la ALAL no habrá personas escogidas ni requisitos políticos o ideológicos, aspiramos a promover una libertad de prensa total. En estas primeras etapas acogeremos solo a periodistas y familiares de estos.

OCB: Tengo entendido que el plan de estudios se confeccionó por etapas y que en este primer período se impartirán seis materias. ¿En el futuro como se desarrollaría la capacitación, existen intenciones de ampliar el número de asignaturas universalizando la calidad de la educación?

AC: Si todo sale bien pensamos que esto alcance mayor vuelo. Queremos unirnos a alguna universidad en el extranjero para que avale los conocimientos que impartiremos. También hay que estar que conscientes de que no existe movimiento político o social que progrese sin recursos, y la ALAL también depende en buena medida de eso así que iremos paso a paso.

OCB: ¿De cuántos profesores se compone el claustro y que nivel académico poseen?

AC: Por ahora contamos con seis profesores, uno por cada asignatura. Todos son egresados universitarios, incluso uno de ellos tiene grado académico.

OCB: ¿La matrícula a cuánto asciende?

AC: No te puedo dar un dato exacto porque aún no ha cerrado, pero te puedo decir que ya tenemos varios estudiantes.

OCB: ¿Dónde funcionará la sede de la academia?

JAF: Seremos una academia atípica, sin sede fija. El gobierno nos desconoce y tampoco nos permite establecernos en un sitio propio.

AC: Con el apoyo de estudiantes y profesores vamos a impartir las clases en lugares diferentes, en casa de alguno de ellos a previo acuerdo. La sede de la biblioteca de la APLP, “Papel Periódico de La Habana”, servirá también de sede para la realización de varias actividades.

OCB: ¿Han sufrido algún inconveniente con las autoridades cubanas por el proyecto que inician?

JAF: Estamos en otra etapa, se intentan normalizar las relaciones bilaterales entre Cuba y EUA, y eso lógicamente genera cierta calma porque para el gobierno cubano no es conveniente en medio de este entendimiento que se desarrolle un escándalo por reprimir algo que no les afecta. Quizás el único inconveniente es que no hemos podido empezar con las clases, y lo único que realmente pudiera afectarnos es que los estudiantes no asistan a clases o que no contemos con el financiamiento necesario para echar a andar el proyecto.

OCB: ¿Referentes anteriores, independientes al monopolio estatal?

JAF: El gran referente en este caso fue la desaparecida Academia Márquez Sterling, creada por decreto presidencial durante el primer mandato de Fulgencio Batista. Después del surgimiento del llamado periodismo independiente hubo algunos intentos de propiciar capacitación, impulsados por Raúl Rivero y Yoani Sánchez entre otros. Pero más bien fueron talleres informales impartidos por estos. Como la Academia ALAL nunca se había hecho nada.

OCB: Luego de un tiempo prudencial desvinculada del movimiento de periodistas independientes en la isla, asumir la función de rectora del proyecto conlleva a una gran responsabilidad. ¿Cómo enfrenta la nueva tarea?

AC: Con mucha humildad. Deseo ayudar a elevar el conocimiento de los periodistas y a largo plazo, algo que considero fundamental, buscar el reconocimiento académico para los periodistas, conseguir que alguna universidad en el exterior los acredite como los verdaderos profesionales que son.

JAF: Nosotros no tenemos establecido como tal el cargo de rectora, o directora. Amarilis simplemente actuará como una especie de encargada o coordinadora a petición de la directiva de la APLP, a la cual se reincorporó desde su llegada del extranjero.

OCB: ¿Algo que quisieran agregar?

AC: Queremos recalcar que la ALAL es una tarea novedosa en la que no tenemos experiencia. La intención es buena, pero ya sabemos que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno, más aún cuando el desarrollo del proyecto no depende solo de nosotros.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>