Publicado: Mar, 24 Feb, 2015

El Grito de Baire y su seducción fonética

Jose Marti y Juan G Gomez La Habana, 23 de febrero de 2015. A través del tiempo se le ha conocido como “El Grito de Baire”. Otras denominaciones han sido propuestas. Pero, ¿Por qué los historiadores ni siquiera han considerado llamarlo “El Grito de Jatibonico”, si fue allí donde el 24 de febrero de1895 tuvo lugar la primera victoria de las fuerzas cubanas en la Guerra Necesaria?

¿El Grito de Baire?, ¿El Grito de Manzanillo?, ¿El Grito de Guantánamo?, ¿ElGrito de Ibarra? Muchos nombres para el alzamiento del 24 de febrero de 1895, que dio inicio a la Guerra del 95.

El historiador, escritor y ensayista guantanamero, Regino Boti, cree que la seducción fonética de la frase “El Grito de Baire” fue el motivo de que algunos historiadores la hayan elegido por sobre las demás frases que aluden al hecho histórico que marcó el inicio de la Guerra Necesaria.

“Puesto que parece que se trata sólo de ponerle nombre a la revolución, fuera el que fuese, más que para rendir pleitesía a la verdad, para recreo de nuestros oídos somnolientos. Las otras expresiones: Grito de Ibarra, Guantánamo o Manzanillo, serán ciertamente menos gratos sonidos aunque encierren mayor consistencia histórica”.

Otros historiadores optan por el lado político del asunto y aventuran que la propaganda mediática del colonialismo español sobredimensionó el alzamiento de Baire para atribuirle falsamente un carácter autonomista, con el avieso propósito de confundir a los cubanos.

Quizás la arista mediática haya también influido para la denominación de “El Grito de Ibarra”, pues quien iba a encabezar el alzamiento en esa localidad matancera, el general Julio Sanguily, fundador de la Caballería de Camagüey, y quien peleó también bajo las órdenes del Mayor General Ignacio Agramonte, fue detenido por los españoles en La Habana, acto que algunos historiadores consideran de traición a la patria.

Sobre este particular se lee en la Ecured, la enciclopedia digital cubana: “Iba a encabezar este alzamiento el general Julio Sanguily, cuya actitud controvertida hoy levanta muchas suspicacias entre los historiadores e incluso algunos lo tildan de traidor a la patria. Inexplicablemente, este alto oficial mambí se dejó detener en La Habana por las autoridades españolas en la mañana del día 24”.

Algunos historiadores, reacios a decidirse por una localidad u otra, entre los que se encuentra el propio Regino Boti prefieren que al grito se le conozca como “El Grito de Oriente”, para no referirse a ningún poblado en específico.

Pero, ¿por qué no “El Grito de Jatibonico”?, pues ni siquiera los historiadores lotienen en cuentaentre los Gritos en disputa, a pesar de acontecer en aquella localidad la primera acción combativa de la Guerra Necesaria.

Ciertamente, “El Grito de Jatibonico” suena pésimo al oído, al decir de Boti, pero la historia de Cuba reconoce que fue en esa localidad de Ciego de Ávila (hoy Sancti Spíritus) donde aconteció la primera victoria de las fuerzas cubanas en dicha guerra.

Un joven mambí de 25 años, Enrique Tudela, dio la clarinada en aquella localidad y con una decena de hombres mal armados, tomaron el fortín español de Jatibonico.

Al parecer, el desconocido mambí y su reducida tropa e influencia lo hicieron un candidato poco idóneo a los historiadores para tenerlo en cuenta a la hora de elegir nombres para referirse a la gesta, pero su acción y su simbólica victoria en la incipiente guerra bien le hubiera valido a esa localidad el honor del “El Grito de Jatibonico”.

Sin embargo, como diría el historiador de marras, la seducción fonética no sólo le ganó a la consistencia histórica, sino también al mérito histórico.

Fuente consultada: Ecured. Enciclopedia digital cubana.

 

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>