Publicado: Mar, 10 Feb, 2015

El Premio Libertad de Prensa de la UNESCO

Foto tomada de Internet Un galardón que se otorga a la veracidad informativa pese a todas las amenazas y represión

La Habana. La UNESCO tiene como objetivo “globalizar la educación para fomentar la cultura de la paz a través de promover la libre circulación de información”, mensaje que aventaja la promoción de este premio por la “libertad de prensa”. También son importantes para la organización “la educación, el desarrollo, la urbanización, la población, la juventud, la igualdad de la mujer, la democracia, la paz y los derechos humanos”, según plantean sus estatutos.

Uno de los honores trascendentales que puede recibir un periodista en su carrera es el Premio Mundial de la Libertad de Prensa de la UNESCO, el “Guillermo Cano”. La UNESCO expone que este premio distingue a una persona, organización o institución que haga una contribución sobresaliente a la defensa o promoción de la libertad de prensa en cualquier lugar del mundo, especialmente si tal contribución fue realizada en condiciones de peligro.

El lauro fue creado en honor a Guillermo Cano (1925-1986), destacado periodista colombiano que pereció asesinado por sicarios. Dedicó su vida profesional a denunciar los crímenes en su país, tomado por el narcotráfico. Director del periódico El Espectador, fue crítico y luchador por el derecho de los periodistas a combatir la corrupción y el abuso de poder. La labor de Cano como profesional de la información marcó un hito en el periodismo.

El galardón concede 25.000 dólares y se entrega cada año en ocasión al Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se celebra el 3 de mayo. El jurado está compuesto por destacados periodistas escogidos por el Director general de la UNESCO. El ganador es seleccionado según las propuestas que realizan las organizaciones no gubernamentales que trabajan por la libertad de prensa y por sus Estados miembros.

Entre los que ostentan el galardón está el poeta y periodista cubano Raúl Rivero. Fue condenado a 20 años de prisión en los sucesos represivos que se conocen como “La Primavera Negra del 2003”. Obtuvo el lauro por su labor como defensor de la libertad de los periodistas e intelectuales a expresar libremente sus ideas. En la actualidad vive con su familia en el exilio.

La labor de un periodista no se centra en el mero hecho de escribir un artículo, o realizar un reportaje. Va más allá. El periodista debe estar acorde con el tiempo en que vive, debe ser capaz de analizar y tener una visión propia del mundo. Aun cuando los obstáculos sean cada vez mayores, sus armas son el poder de la palabra, la veracidad de lo que comunica, y la credibilidad de su trabajo.

Muchos periodistas luchan por retomar la tolerancia a la libertad de prensa y neutralizar los grupos de poder que quieran someter a la opinión pública a dogmas viciados, ajustados a sus intereses. Y ya sean clanes privados o instituciones estatales que reprimen las críticas en los medios periodísticos, por este proceder las vidas de los comunicadores se hallan en el limbo.

Cano se ha convertido en el héroe épico que señala el ideal de la prensa libre para los periodistas cubanos. Estos son pasto del acoso de las autoridades, y sus vidas y la de sus familiares soportan una perenne guerra psicológica por parte del Estado y gobierno cubanos. Las autoridades realizan constantes averiguaciones sobre sus vidas personales, tejiendo un estado de opinión adverso en la comunidad donde residen para que estos sean aislados y permanezcan en el ostracismo. Estas son prácticas que violan los derechos ciudadanos y en las que toda una estructura de gendarmes se encuentra dedicada a realizar este tipo de “tarea sucia”.

irislopez5@gmail.com,

www.aplpcuba.org

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Latest posts by Helem López (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>