Publicado: Vie, 22 May, 2015

El fantasmón de la URSS

Desfile 1 de Mayo La Habana. El gobierno militar cubano, aferrado a un pasado que parece no querer soltar, ahora intenta vender la impresión de que para la isla están volviendo aquellos alegres tiempos cuando, con costos insufribles, la Unión Soviética mantenía a un díscolo subalterno antillano.

Tal parece ser la coincidencia de intereses de la dictadura antillana con esta Rusia de aires imperialistas que en los últimos tiempos pretende parecer un rudo protagonista mundial con permafrost diluyéndose bajo sus pies.

Ante la persistente proyección de la imagen de una Gran Rusia que dicta pautas en asuntos mundiales, parecen sin importancia las sanciones occidentales que  llevan al rublo a besar los suelos de la baja cotización. O la deteriorada dependencia que tiene la economía rusa de los mercados internacionales, bien lejos de aquella Unión Soviética autárquica y con un nivel de vida tan pobre como el cubano de hoy día.

En los medios de prensa suena la alarma de una especie de nueva alianza con tintes militares entre Cuba y Rusia. Incluso se aventura la  reactivación de la antigua base de Lourdes, otrora famosa escucha furtiva de las comunicaciones en Estados Unidos. Hace unos años, en plena efervescencia triunfalista de la diplomacia petrolera encabezada por el venezolano Chávez, la administración Putin lanzó a los medios un vago proyecto de patrullaje de aviones militares rusos  por el área caribeña y con base en Cuba.

Como se viera después de la retirada de la participación rusa en el conflicto sirio,  su “área de influencia” real es más modesta. La expansión hegemónica quedó limitada a las antiguas fronteras de la URSS, en la intentona de que Ucrania no se les escape de las bases de sostén del proyecto neo-zarista de una Gran Rusia. Con un predominio geopolítico para nada enraizado con el añejo comunismo de otrora, tal como se quiere dar la impresión en la prensa oficialista cubana, la oligarquía que gobierna a Rusia en una especie de Estado Novo se ha dado de narices con  la  empecinada resistencia de los  independentistas ucranianos para volver  al redil.

Con este tropezón y las consecuencias en sanciones comerciales de un insatisfecho Occidente, ha quedado al descubierto la verdadera naturaleza de la actual economía rusa. Cargado con la herencia soviética del enorme arsenal nuclear y la inercia de unas costosísimas fuerzas armadas… en realidad es un país emergente, exactamente como la India o Brasil, que mayoritariamente vende materia prima para adquirir productos de alto valor agregado. El énfasis de incontables recursos estatales volcados en un ejército de comportamiento imperial no logra ocultar las debilidades manifiestas en los recursos económicos disponibles para mantener ese tren de conflicto. Y en esta creciente crisis poco ha ayudado el súbito bajón de los precios internacionales del petróleo, su principal recurso para el rápido ingreso de codiciadas divisas.

De nada  valieron las alharacas del ingreso al denominado del gran país euro-asiático a un bloque económico como el BRICS, su participación en el nuevo banco de desarrollo creado por China o las recientes celebraciones donde Rusia se publicita como la vencedora de la 2da Guerra Mundial. La economía de capitalismo de estado  del enorme país hace aguas  con las medidas de castigo que se le aplican por su empecinamiento en Ucrania.

Es a esta conocida sombra de intereses a la que el gobierno militar cubano  pretende arrimarse y buscar cobijo. Ante la abrumadora inminencia de la influencia norteamericana, se debate en un intento por renovar un pasado de alianzas “indestructibles” que simplemente no va a volver. Para la sofocada Rusia hay medio mundo de distancia por medio, un gravoso conflicto permanente en sus propias fronteras y la contracción económica provocada por las sanciones económicas y la baja petrolera. Digan lo que digan en el Kremlin para tranquilizar a su antiguo y oneroso “submarino” antillano, la cuenta no da para tanto.

Latest posts by Alexandro del Valle (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>