Publicado: Vie, 22 May, 2015

En silencio Carlos Bastidas Argüello

Tomada de Internet. Carlos-bastidas-arguello buena La Habana. En la Isla de Fidel y Raúl, cada día se celebra algún aniversario político relacionado con la historia de Fidel y Raúl. Se repiten hasta el cansancio en todos los medios de comunicación masivos de Fidel y Raúl.

Pero este mes de mayo, como han sonado tanto los aniversarios de mujeres como Celia Sánchez y Vilma Espín, vinculadas respectivamente a Fidel y Raúl, nada se dijo el día 13 de Carlos Bastidas Argüello -1935-1958-, aquel periodista ecuatoriano que, según afirma el régimen de Fidel y Raúl, Batista lo mandó a matar porque había entrevistado a Fidel en la Sierra Maestra.

Bastidas Argüello llegó a Cuba los primeros meses de 1958 como corresponsal del diario El Telégrafo, de Guayaquil, Ecuador. Hasta hoy, poco se sabe de su vida.

Guardo información de Bastidas, sobre todo de la poca que aparece en la prensa cubana de hoy y nunca se ha podido saber realmente qué ocurrió aquella noche del 13 de mayo, en el bar Cachet, situado en la Avenida Prado, entre Virtudes y Neptuno. Según la prensa de aquel año, luego de una violenta reyerta, donde salieron heridas varias mujeres, un cabo de la policía, nombrado Orlando Marrero Suárez, le disparó a Bastidas, quien murió allí mismo.

He podido saber que el bar donde murió Bastidas, no era un lugar idóneo para que lo frecuentara un profesional que debía de cuidarse, ya que realizaba un trabajo riesgoso. Según un amigo que vivió en esa cuadra y que tiene referencias del lugar, ese bar era famoso por sus broncas, sobre todo en altas horas de la noche.

Entonces podemos preguntarnos: ¿El cabo Orlando Marrero Suárez, alias “gallo ronco”, tenía en realidad órdenes del Presidente de Cuba para matar a tiros a un joven extranjero, a la vista de todos los presentes?

Esta historia no está clara. Yo viví en el centro de la capital habanera hasta cumplir veinte años. Como cualquier cubano, sabía que si la policía de Batista ajusticiaba en una esquina a un revolucionario, una costumbre de las fuerzas represivas de aquellas turbulentas décadas, se debía a que dichos revolucionarios eran buscados como terroristas. O habían puesto bombas, o estaban en el proceso de fabricarlas ilegalmente.

Si Batista mandó a matar nada menos que a un periodista extranjero, ¿por qué no lo hizo con algunos de los numerosos cubanos que escribían en la prensa nacional a favor de la guerrilla de Fidel, durante los períodos en que la censura desaparecía, o mandaba a matar a aquellos periodistas que habían podido salir de Cuba, sin problema alguno?

Y una última pregunta: ¿Por qué en los últimos dos años, nada se dice de los aniversarios de la muerte de Bastidas Argüello en la prensa de Fidel, precisamente el único periodista, entre tantos, que recibió la muerte por haberlo entrevistado?

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>