Publicado: Mar, 12 May, 2015

¿Raúl Castro Ruz vive mal informado?

Logo-fmjdLa Habana. Todo parece indicar que el jovenzuelo Raúl Castro Ruz no estaba bien informado en 1953. Ese año, cuando ya había cumplido su mayoría de edad, aceptó participar en el IV Festival de la Juventud, celebrado en Rumanía. El objetivo principal de aquel evento era denunciar la ola anticomunista que había entonces.

Ese año, la prensa internacional destacaba ampliamente los graves errores cometidos por José Stalin y sobre todo los crímenes ocurridos en los países comunistas. El lado sombrío del régimen de Lenin, que consistía en violencia, crimen y terror, se conocía por quienes leían la prensa a diario. Tres años después, el 24 de febrero de 1956, Nikita Jruschov sube a la tribuna del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, para denunciar los crímenes cometidos por Stalin, durante sus treinta años de gobierno.

En nombre de su doctrina, Stalin había asesinado a decenas de millones de inocentes. De algo tan tremendo como eso, jamás tuvo noticias Raúl Castro. Ni siquiera hoy lo sabe, después de más de medio siglo transcurrido.

¿Tampoco sabe que Stalin negoció en secreto con Adolfo Hitler el reparto de Polonia en 1939?

¿Tampoco tuvo noticias de la gran hambruna ucraniana de 1932-1933, vinculada a la resistencia de las poblaciones rurales contra la colectivización forzosa que implantó Stalin y que ocasionó la muerte de seis millones de personas?

¿Tampoco tiene en su biblioteca el libro Gulag, de Anne Applebaum, que cuenta, hasta con fotos, la historia de los campos de concentración soviéticos, donde murieron decenas de miles de personas, entre 1918 y 1930?

¿No ha leído nunca El libro negro del comunismo, escrito incluso por intelectuales que aplaudieron a Stalin y que luego abrieron los ojos, editado en Madrid en 1997?

¿No ha entrado nunca en Internet el General Castro, para leer el Informe Secreto de Jruschov, que constituyó el primer reconocimiento de los crímenes por los mismos dirigentes comunistas?

Ni siquiera sabe Raúl que las relaciones entre Rusia y Cuba no tienen 50 años como dice, sino 110 años y que el mismo Putin se lo aclaró en 1912, cuando almorzaron en una casa campestre de las afueras de Moscú.

Los mismos rusos, que sí están bien informados, fijaron la fecha del 6 de julio de 1902. Fue cuando el Zar Nicolás II le envía una carta al presidente Tomás Estrada Palma, aceptando las relaciones de su Imperio con la joven república. El primer consulado cubano, en San Petersburgo, tuvo entre sus funcionarios a José Raúl Capablanca, nuestro Gran Maestro de ajedrez y por los años cuarenta, la URSS fue representada en La Habana por los embajadores rusos Maxim M. Litvinov y Andrei A. Gromiko.

El 2 de abril de 1952, a causa de un incidente con un correo diplomático de Moscú, la misión soviética, encabezada por el embajador Alexander S. Paniushkin, decidió suspender las relaciones con Cuba, hasta restablecerse bajo el régimen castrista, hace 55 años.

El General Presidente vive mal informado. Es por eso que, como dicen, delante de él no se puede hablar mal de José Stalin.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>