Publicado: Mar, 16 Jun, 2015

La necesidad de una prensa independiente

Periodistas independientes usan Internet en sedes diplomáticas La Habana. Ha pasado el tiempo. Los hermanos Castro han gastado más de medio siglo en llevar su experimento social hasta las máximas consecuencia y posibilidades, y no lo ha logrado.

No se puede decir que el actuar político planificado por la más alta dirección del país haya sido un fracaso total, pero en su mayor grado sí.

Vemos cómo Cuba ahora está restableciendo las leyes del vivir en libertad de manera acelerada y reconociendo así los grandes errores de una utópica propiedad estatal.

El gobierno ha comprendido que le tiene que devolver la libertad que se le conculcó al pueblo de Cuba en los primeros años de la Revolución de 1959.

El gobierno está restaurando a toda prisa lo que en Cuba fue la sociedad civil que destruyó e ignoró. Les fue imposible evolucionar y mantener la estabilidad de un desarrollo sostenible en nombre de una ideología foránea, contraria al ideario de nuestro Apóstol Nacional: José Martí.

La más alta dirección del país, la misma que intervino el negocio de los particulares, los periódicos, las radio y televisoras privadas, ahora intenta reparar todo el mal que generó. La Internet, el derecho a la libertad de expresión e información, y “otros” temas,  hoy son parte del diálogo Cuba-Estados Unidos, dos naciones en conflicto por más de 56 años.

Es cierto que la base naval de Guantánamo es un tema latente y candente mucho antes de que la Revolución de 1959 se hiciera del poder, pero al final, sin menospreciar un punto político de gran importancia para la soberanía de Cuba, lo que al pueblo le importa en primer lugar es la prosperidad económica y no los eternos debates detrás de los cuales los políticos se esconden y son la calamidad que genera guerras y conflictos que nunca benefician a los pueblos.

Los rusos y los chinos no pudieron darle a Cuba esa prosperidad económica durante más de medio siglo. Ahora nuestra única esperanza es el gobierno de los Estados Unidos de América, aunque tengan defectos y cometan errores en su propio territorio.

Esperamos que las conversaciones entre ambos gobiernos sean fructíferas, y que más pronto que tarde el pueblo cubano pueda recuperar una sociedad con prosperidad, con un estado de derecho y con una prensa independiente del gobierno, legal, y que sus periódicos puedan ser comercializados para que la verdadera información de los acontecimientos de nuestra sociedad sean del dominio de la opinión pública y no una exclusividad de los que detentan el poder político, y le dictan a los mal pagados periodistas oficiales lo que tienen que escribir.

cartasaleandro597@correodecuba.cu

Latest posts by Ramon Diaz Marzo (see all)