Publicado: Vie, 12 Jun, 2015

Una clara señal de pueblo

Imagen tomada de Internet La Habana. Me urge ofrecer mi opinión sobre lo acontecido en el Programa del Canal 6, el martes pasado. Como cada martes, se transmite, en el horario de la noche, Con 2 que se quieran 2, un espacio que conduce y dirige el cantautor Amaury Pérez. Ojalá y dure este excelente Programa, basado en entrevistas a destacados intelectuales cubanos, entre tanta mediocridad que nos ofrece la televisión castrista, que por lo general, es pura propaganda panfletaria y cansona del régimen que la paga.

Con su talento de siempre, heredado de sus padres, imposibles de olvidar por el pueblo cubano, sobre todo Consuelito Vidal, Amaury entrevistó a uno de nuestros mejores actores del teatro, televisión, cine y medios audiovisuales, Fernando Hechevarría.

Entre preguntas y respuestas, ambos entraron en el tema de las telenovelas brasileñas y cubanas. Por lo claro, estuvieron de acuerdo en que, sobre todo las telenovelas brasileñas, se llevan los grandes aplausos de los espectadores cubanos y que las producciones cubanas, por carecer de recursos, apenas gustan. También no dejaron de señalar la gran calidad de nuestros actores, tan buenos como los extranjeros que hemos visto en telenovelas no sólo de Brasil, sino además de Argentina, Colombia, China, Japón y Corea del Sur.

No creo que se trate solamente de falta de recursos. Es evidente que aún con los recursos necesarios, el Instituto Cubano de Radio y Televisión –ICR-T- no cuenta con escritores de talento para hacer tele novelas que puedan ¨enganchar¨ al exigente público cubano desde el primer capítulo.

Un ejemplo de esto lo tenemos por estos días con la que acaba de comenzar, Cuando el amor no alcanza, con su pésimo título y sus pésimos  primeros capítulos, que si logran obligar al espectador más paciente a sentarse casi una hora ante la pequeña pantalla, es porque no hay otra cosa mejor

Pero lo más importante: ¿Ha descubierto el ICRT por qué la población prefiere sobre todo la novela de Brasil? Estoy segura que sí.

Me tomé el trabajo de preguntarle a tres de mis vecinas y sin pensarlo me dijeron que lo más atractivo que tenían las novelas de Brasil era precisamente que se desarrollaban en el capitalismo.

-¡Ver el capitalismo a todo color¡ –me dijo una de ellas.

Me quedé estupefacta.

Más claro ni el agua. Nuestra población está harta de socialismo.

De pronto me viene a la mente aquella tele novela, Pasión y prejuicio, realizada en Pleno Periodo Especial y con escasísimos recursos y confirmo mis sospechas. Pasión y prejuicio estaba muy lejos de reflejar una sociedad socialista.

También recuerdo una muy anterior: El alma encantada, en una excelente adaptación para la TV de una de las obras literarias más bellas de Romain Rolland, escritor francés Premio Nobel de Literatura 1915. Tuvo un gran éxito. No recuerdo que tuviera muchos exteriores ni grandes recursos.

Sería esa una buena opción del ICR-T, ya que carece de escritores capaces de conquistar a millones de seres humanos: adaptar grandes novelas extranjeras para poder competir con los excelentes escritores de O Globo de Brasil, que sí los tiene y muchos.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>