Publicado: Mie, 15 Jul, 2015

¿El dólar como solución?

Inflación La Habana. Ante la permanente crisis económica griega, vuelven los siniestros anuncios de analistas y expertos sobre una inevitable exclusión de este país de la zona euro. El golpe de gracia parece ya inminente. Y con ello es prácticamente una certeza la probabilidad de que la vieja moneda a la que los griegos retornen, el dracma, no salga sietemesinos y maltrecho.

Por su lado el sistema financiero cubano, con la anomalía de la doble moneda, y para colmo una de ellas fungiendo como divisa…pero sin serlo a nivel real internacional, hace aguas con inflación sin declarar y falta de estímulo a la productividad.

Ambas naciones padecen males parecidos, con economías afectadas por la insolvencia, la corrupción, los gastos desmesurados de un Estado hinchado por empleos en su nómina, beneficios y sinecuras, y como duradera consecuencia, una especie de cultura popular de que el área pública es para que cada cual tome de ella lo que pueda.

Con Grecia, de retornar a su antigua moneda, no hay vanas ilusiones con lo que va a ocurrir. Los nuevos billetes saldrán al mercado con un valor establecido sobre las mismas bases que provocaron la exclusión del euro como única moneda válida dentro sus fronteras. En muy poco tiempo, por ese mecanismo duro y despiadado, mas natural, del mercado cuando lo dejan funcionar, el dracma perderá valor hasta alcanzar su verdadera cuantía. Y debido a esa razón, la masa monetaria deberá incrementarse y el gobierno griego se verá compulsado a imprimir más dinero para compensar la inflación. Así, bienes y servicios se irán encareciendo hasta que, con buena suerte, se estabilice la balanza entre los productos y servicios y el valor que tienen.

Por su lado, la nación caribeña, mucho más en la ruina económica que la patria de los helenos, de unificar algún día su moneda como paso racional de saneamiento financiero, se dará de narices que no por tal medida mágicamente aumenta la productividad y el nivel de vida. La masa monetaria, ya sea en CUC o pesos llanos, ya en estos momentos es desproporcionadamente enorme en relación a bienes disponibles, y lo que el obligado paso provocaría sería una carrera galopante de los precios, volviendo prohibitivo incluso el ya bajísimo consumo per cápita.

Sin embargo, para ambos países hay otra solución de este grave problema. Probablemente tenga menos sabor nacionalista, pero resultaría mucho más práctico. Grecia, en lugar de gastarse un dinero, que onerosamente se sumará a lo desmesurado que ya debe la nación, para poder pagar por la impresión de miles de millones de billetes de dracma, los que de inmediato que se pongan en circulación comenzarán a perder valor, ¿no le sería más práctico, barato y funcional utilizar esas pocas y preciosas reservas en comprar dólares y aceptarlos como la moneda oficial?

Y por su parte Cuba, sosteniendo una insulsa divisa como el cuc, que sencillamente aun alienta algún resuello gracias mayormente a la catarata de dólares que llegan en las remesas de Estados Unidos, ¿no le sería más racional adoptar el dólar que llega, en lugar de monopolizarlo el gobierno a cambio de poner en circulación papelitos de colores como divisa de corral? ¿No se ahorraría así la nación no solo el costo de la impresión y las constantes falsificaciones, sino que de paso no introduciría en el mercado nacional una fuerte inyección de estímulo a la productividad de bienes y servicios?

En ambas naciones, al parecer el único prerrequisito ineludible que tiene un cambio de moneda es que debe ser por sorpresa. Se considera que así se evita en lo posible la mayor parte de la especulación que de inmediato lanzaría un pánico financiero y una desbocada carrera por salvar los ahorros y valores. Pero esto, apenas arrancando la nueva moneda, provocaría un enorme daño a su proceso de instauración. De primeras, crearía una afectación a toda la población mucho mayor a la prevista, haciéndola lidiar con un proceso inflacionario aun más acelerado de lo que le esperaba.

Sin embargo, de saberse con buena antelación que Grecia y Cuba asumirían el dólar como moneda, la noticia no afectaría de ninguna manera. El dólar está respaldado por la economía más poderosa y pujante del planeta. Eso dejaría fuera de duda la fortaleza de este nuevo circulante en Grecia y estimularía las remesas hacia Cuba. La sorpresa de su instauración quedaría limitada a cuándo ocurriría el suceso.

Los cubanos conocemos que hace unos años, circulando el dólar legalmente en el país, la economía del pueblo comenzó a mejorar progresivamente. Algo parecido puede traer el dólar como moneda para el pueblo griego. Si tanto Cuba como Grecia son capaces de ir dejando atrás trasnochados modelos nacionales de estatismo a pulso como solución a los problemas, el dólar puede ser el bálsamo esencial para la curación de sus heridas, y a la vez un educador financiero muy eficiente, sencillamente porque ambos gobiernos no podrían imprimirlo a capricho. El pueblo cubano ha comprobado históricamente sus beneficios. Pese al esfuerzo del presente gobierno militar para borrárselo de la memoria, y con ello aumentando la miseria de la mayoría, a la población le queda bien claro a qué moneda habrá de acudir si se quiere progresar en firme.

Latest posts by Alexandro del Valle (see all)

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Fabian dice:

    Ja ja ja…realmente me ha hecho mucha risa este articulo, porque de acá a la china se nota que el que redactó esto no tiene ni las más pu ta idea de economía. Como si la situación económica-financiera de ambos paises fueran las mismas y las causas que las provocaran fueran iguales..Grecia, adoptar el dolar? Una moneda que le es totalmente ajena a su idiosincracia. Que sentido tiene? Si ya ellos tienen una moneda fuerte que es el Euro y ni siquiera eso puede salvarlos. Señor, yo le sugiero que antes de ponerse a escribir bolu deces, lea un poquito, un poquito nomás de económia politica,,,sus razones, sus alcanzes y consecuencias y después opine….Ud, no tiene la más minima idea del motivo de las cosas.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>