Publicado: Mar, 21 Jul, 2015

Mario Kuchilán Paz

Caricatura tomada de Ecured Mario Kuchilán Paz (1910-1983): periodista, dibujante y caricaturista cubano, que de paz sólo tuvo el apellido porque siempre estuvo enfrentando, durante la República, situaciones que ponían en peligro su vida por causa de sus escritos, primero en Prensa Libre, y luego en Bohemia, es uno de los periodistas cubanos de la República con una historia personal de acción y alto riesgo.

Estuvo cursando varias carreras universitarias, ninguna de las cuales terminó.  También matriculó en la escuela de pintura de “San Alejandro” que tampoco finalizó, pero le sirvió para luego, aparte de escribir, ser un caricaturista destacado.

Ganó renombre por una caricatura que le hizo a Batista, vestido de rumbera, y en cuyo pie decía “Amalia Batista, Amalia Mayombe, que tiene esta negra que mata los hombres“.

Tal atrevimiento nos demuestra que durante la República, a pesar de la censura existía cierta libertad de prensa. Por supuesto que esta graciosa caricatura le costó que la policía le diera una buena paliza y al final lo obligaran a beber una botella de “Palmacristi”, pero no lo asesinaron.

Donde más se destacó como periodista fue, primero en el periódico “Prensa Libre”, y luego en “Bohemia”, donde lo sorprendió el triunfo revolucionario de Fidel Castro Ruz.

En “Prensa Libre tenía una sección fija bajo el título: “NADA HUMANO ME ES AJENO”, donde publicaba noticias y comentarios contra los políticos de entonces que se molestaban mucho al verse desnudados ante la opinión pública.

Kuchi, que era como le conocían sus amigos, vivió en el corazón de la ciudad de La Habana sin escolta y sin portar armas de fuego a pesar de recibir constantemente amenazas de muerte.

Logró llegar con vida al triunfo revolucionario de 1959 donde ya tenía una sección fija que continuó bajo el título de “Zafarrancho”.

Tuvo tiempo para escribir algunos libros, entre ellos “Fabulario: retrato de una época”.

Y antes de que Fidel Castro Ruz hiciera desaparecer todos los periódicos heredados de la República lo nombró Director de “Prensa Libre” y de “Bohemia”.

Existe una anécdota de Kuchi donde éste le cuenta a Bernardo Marqués Ravelo:

“Cierto día Eduardo Chivás, siendo senador de la República, se acalora en una calle del Vedado e inicia un escándalo verbal político, llega una patrulla de la policía (que en aquella época le llamaban “perseguidora”) lo introducen a la fuerza en el vehículo y por la otra puerta, de modo voluntario, entra Fidel Castro y Eduardo Chivás le pregunta

“¿Qué hace Ud. aquí?” y Fidel le responde: “¡Yo voy con Ud. a donde sea!” y Chivás le responde a Fidel: “¡Ud. no tiene que ir a ninguna parte porque a quien se llevan detenido es a mí!”

Después del año 1959  lo saturan de condecoraciones. La lista es larga:

Premio y distinciones:

Ordenes:

Félix Elmuza.

Alfredo López.

Domingo Cuadriello.

Medallas:

Distinción por la Cultura Nacional.

Raúl Gómez García.

Conmemorativa XX Aniversario del Moncada.

Sin poner en duda su identificación con la Revolución de Fidel es muy probable que se haya llevado a la tumba algunos artículos que no escribió. Ya se sabe que un guerrero, donde quiera que esté desempeñando su labor de héroe, siempre será un guerrero.

cartasaleandro@correodecuba.cu

Latest posts by Ramon Diaz Marzo (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>