Publicado: Mie, 15 Jul, 2015

Víctor Muños: el periodista más popular de Cuba

Bajaada de Internet La Habana. Son pocos los que saben que fue Víctor Muñoz Riera, un periodista cubano, quien presentó la idea de nombrar cada segundo domingo de mayo como el Día de las Madres.

Nació en La Habana en 1873. Como hijo de un comerciante bien acomodado realizó sus estudios en los mejores colegios de la capital, pero cuando cursaba el Bachillerato, sorpresivamente su padre perdió todo su dinero y Víctor, adolescente, se enfrentó a una penosa pobreza.

Al poco tiempo emigró a La Florida. Allí trabajó como lector de tabaquerías y al igual que tantos cubanos residentes en Tampa y Cayo Hueso, abrazó la causa independentista. Los que lo conocieron, dicen que como no era hombre de aventuras o guerras, se mantuvo al margen del llamado de José Martí y sólo regresó a la isla al inicio de la República, donde comenzó a escribir en varios órganos de prensa, principalmente en el periódico El Mundo.

Fue precisamente por esos primeros años de República que gracias a los Estados Unidos, la prensa periódica alcanzó un gran avance tecnológico. Comenzaron a utilizarse los gráficos, el aumento de páginas de forma considerable, la información suministrada cobraba una mayor variedad temática y más rapidez en la difusión de las noticias sobre acontecimientos de toda clase, ocurridos en cualquier parte del mundo.

Surge así, por primera vez en la Isla, una prensa completamente libre, fruto de agrupaciones, instituciones, partidos, etc., donde el gobierno de turno no era dueño de esos medios, como lamentablemente ocurre hoy en Cuba.
El Mundo, al cual perteneció Víctor Muñoz Riera, fue el primer periódico de empresa de tipo moderno, a colores, e iniciador de la impresión mecánica en nuestro país. Su larga vida, más de cinco décadas de existencia, fue interrumpida por orden de Fidel Castro, quien en 1960 monopolizó la prensa nacional.

Fue en el periódico El Mundo, donde Víctor Muñoz se convertiría, muy pronto, en una de las firmas más esperadas por el público lector, gracias no sólo a sus crónicas deportivas y humorísticas, sino a todo lo que escribía con gran ingenio y sagacidad.

Los destacados intelectuales cubanos José Enrique Varona y Manuel Sanguily elogiaron mucho las virtudes periodísticas de Muñoz. Al referirse a su etilo, original y picaresco, no dejaron de nombrarlo un artífice de las letras, porque como hablaba, escribía de forma fácil y precisa. El filósofo Varona llegó a decir que sus escritos resultaban inolvidables por su frescura y originalidad.

Víctor Muñoz llegó a ser nombrado, según la prensa de la época, como El Periodista más popular de Cuba.
Sus colegas le llamaban cariñosamente Vitoque, tal vez en chanza, porque era de complexión obesa y personalidad bonachona. Incluso en sus crónicas, este autor tan singular, se burlaba de su propio físico.

Para complacer a sus féminas lectoras, en varias ocasiones escribió sobre cuestiones que le interesaban y firmaba sus trabajos como La Marquesa de Fontenoy, algo que sumó a su gran fama como ¨periodista completo¨.
Nunca fue político, aunque en una ocasión, sabe Dios porqué, se postuló como concejal por el municipio de La Habana y salió electo.

Pero murió en Nueva York, un 25 de julio de 1922, muy joven aún, dicen que sonriendo muy amablemente, como buen hombre que era, mientras contemplaba los célebres rascacielos de una ciudad que admiraba.
Julio 2015

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>