Publicado: Mar, 22 Sep, 2015

Naturaleza científica del periodismo: necesidad de un lenguaje de masas.

Participantes en la velada La Habana. La labor periodística más sencilla tiene una naturaleza científica evidente, condición que le confiere la intencionalidad de extender lineal y objetivamente, los sucesos, fenómenos e investigaciones que interesan –básicamente todo cuanto sucede- como objeto de estudio. El cómo convertir toda esa “materia prima” en un producto utilizable, pasa por el determinante ducto del lenguaje, espacio metafísico donde debemos darle un “formato” asequible al paladar intelectual de cada individuo.

La comunicación es un determinante fundamental del hombre. Desde los albores de la humanidad, el sistema de relación del hombre con sus congéneres ha ido perfeccionándose a través de gestos, signos y símbolos. Sus primeros sonidos también se articularon en un sistema de palabras que permitió al hombre participar de informaciones y transmitirlas a sus descendientes, creando una memoria colectiva de la sociedad.

El lenguaje ha multiplicado el poder de comunicación de los seres humanos, dándoles la posibilidad de atribuir significado a lo que les rodea, de verlo desde su perspectiva y darle su propia interpretación. A través de esta interpretación cada grupo social crea su propia lógica y, por extensión, la de cada uno de sus integrantes. Es en este sentido que se identifica el comportamiento de cada individuo orientado en función del comportamiento del otro.

Amén de la complejidad de aquello que se cubra, para que nuestro trabajo sea más asequible a las personas, se precisa impregnar un registro del idioma objetivo pero universal, reacio a las palabras y términos domingueros.

Un lenguaje de alta complejidad solo sería aplicable en casos que exijan una mayor elaboración lingüística, lo que depende de la complejidad de la información que va a transmitir, los códigos y el estilo del texto, a partir de características del contexto de uso, el dominio de estrategias cognitivas y metacognitivas y el conocimiento de los medios lingüísticos que pueden hacer más eficiente su comunicación en dichas situaciones.

Una de las situaciones comunicativas más complejas del periodismo es aquella en la que tiene lugar el intercambio de conocimientos científicos. En especial, porque el lenguaje del texto científico tiene características estilísticas específicas que difieren del lenguaje que se usa en los otros estilos, a saber, coloquial, literario, fundamentalmente.

El lenguaje científico es expresión del estilo homónimo con que se construyen textos académicos. Exponer temas de asuntos profesionales significa interpretar y expresar su sentido genuino a través de la declaración de sus antecedentes, causas o datos necesarios para comprender su desarrollo. Cuando un periodista o investigador redacta los resultados de su trabajo de investigación necesita utilizar un lenguaje sereno y objetivo, ecuánime y preciso.

La finalidad de un texto escrito en lenguaje científico es informar. Por eso, la función predominante en tales textos es la función informativa o referencial y las formas de elocución más empleadas son la exposición y la descripción. Se vale, además, de la argumentación como forma de organización retórica predominante.

Adecuar las ideas a expresiones más simples no significa establecer dogmas. La ciencia se caracteriza por un tipo de conocimiento que se preocupa conscientemente por ser riguroso, sistemático, receptivo ante la crítica, deseoso siempre de objetividad.

Resulta claro entonces que los aportes del periodista, desde cualquier ángulo, dependen de esa precisión y perdurabilidad que se asocia a todo lo escrito. A partir de esa característica es que resulta posible una difusión de conocimientos que va más allá de lo fugaz y lo impreciso, que coloca al alcance de un enorme conjunto de personas lo que se dice y se propone. La discusión, la crítica, la revisión constante de ideas y de resultados, queda así abierta, se facilita y simplifica.

La búsqueda de una alternativa lingüística es la necesidad de un pensamiento históricamente contingente y pluralista, que nos lleve a aceptar y respetar la coexistencia de interpretaciones diferentes de este mundo complejo, y nos permita captar la riqueza de las realidades en que vivimos. Expresar esa riqueza a través de un lenguaje no parcializado –atiborrar sería proporcional a viciar- , es el objetivo.

La creatividad lingüística no puede ser entendida como un fenómeno misterioso e inexplicable. Es resultado de las potencialidades humanas para construir significados a partir de su conocimiento del mundo y de expresarlos verbalmente según la intención y la finalidad que se persiguen en dependencia de los contextos donde la comunicación tiene lugar. La creatividad del lenguaje constituye un rasgo esencial del discurso como objeto complejo, y es resultado de esa complejidad. Su análisis exige tener en cuenta estos aspectos para entender las posibilidades que la lengua brinda en sus expresiones concretas en textos.

La articulación de las distintas disciplinas que conforman la realidad y el estudio de los fenómenos y las producciones culturales y sociales que cotidianamente van modificando a la sociedad en el mundo, exige una mirada desde el tratamiento del lenguaje que se comporte tan integradamente como integradas son los fenómenos que estas abordan. Dar cuenta de esa interpretación significa entonces que será atravesada por varios saberes e intereses.

Buscando ser cada vez más competentes y altisonantes no podemos perder la esencia de la profesión, que es la de informar, ni olvidar que cuando informamos implícitamente interactuamos con una sociedad intelectualmente heterogénea que no forzosamente tiene que poseer el caudal expresivo que en ocasiones solemos emitir.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>