Publicado: Mar, 6 Oct, 2015

El mejor periodista cubano del siglo xx

Luis Ortega, 1946 No sé si llamar negligencia o falta de consideración, el hecho de que el colega Luis Báez, fallecido este año, haya entrevistado a varias personalidades de nuestra historia, ancianos cubanos que vivieron largos años en el destierro.

En algunos casos, hicieron una última visita a Cuba para contemplar las ruinas del país al que amaban y donde habían nacido.
A ese tipo de periodismo se le puede llamar ¨de tinta roja¨ o ¨amarillismo¨. Se trata de un periodismo que carece de ética y de responsabilidad social, que se aprovecha del dolor o de los malos momentos de otros, para lograr beneficios.

Dichas entrevistas, publicadas bajo su autoría en el volumen Los que se fueron, Casa Editora Abril, 2008, carecen de transparencia, veracidad y conciencia. En ellas, inspiran pena los casi nonagenarios ancianos entrevistados por Báez, al verse obligados a ofrecer respuestas que convenían sobre todo a Fidel Castro.

Uno de aquellos ancianos se nombra Luis Ortega -1916-2011-, conocido históricamente como ¨el mejor periodista cubano del siglo XX¨, dueño del célebre periódico Prensa Libre, con sus cien mil ejemplares de circulación diaria y muy famoso por sus escritos en la Sección ¨Pasquín¨, firmados con el seudónimo de Sol, una de las más leídas de los años cincuenta del siglo pasado.

El propio Luis Báez lo llama además ¨un periodista polémico, de larga trayectoria periodística, que no tiene pelos en la lengua¨, quizás porque con las respuestas ofrecidas por el anciano de 90 años, no quedó títere con cabeza. Descuartizó a muchos de los enemigos del dictador cubano –prestigiosos periodistas, o viejos líderes cubanos ya fallecidos-. Tal vez por eso, el anciano Ortega se vio homenajeado en las lujosas casas de protocolo del régimen castrista en sus últimas y breves visitas que hizo a La Habana.

Aclara Báez, algo que no se lo creyó ni él mismo, que si Ortega defendió la dictadura de su viejo amigo Fidel, lo hizo por voluntad propia.

Todo quedó claro en 2009, cuando el periodista Armando López lo entrevistó en su piso de Miami, dos años antes de morir.

Le contó Ortega entonces cómo Fidel Castro provocaba escándalos por los años cuarenta para salir en la prensa, su ingreso en la UIR, organización política compuesta por matones, su postulación a representante de la Cámara, el robo de la campana del ingenio La Demajagua, su intento de usar el cadáver de Chibás para dar un golpe de estado y cómo Fidel fue el primero que se va cuando comienzan a sonar los tiros en el asalto al Cuartel Moncada, en 1953.

En esa entrevista Luis Ortega califica aquella bárbara acción de Fidel, como las anteriores, sólo para lograr popularidad.

En 1994 Luis Ortega realiza su primera visita a Cuba.

-Fue impresionante la ruina que vi –dijo a Armando López, durante su entrevista. También le dijo algo que muchos que conocen al dictador, lo dan por seguro:

-Fidel desprecia al pueblo cubano. Ahí tienes la miseria en que vive el pueblo. Por eso mandó a fusilar a los tres negritos que trataron de robarse un bote en la bahía de La Habana.

Por último, es de destacar cómo Ortega, a pesar de su tan avanzada edad, tuvo clara su mente cuando vaticinó algo que muy pocos imaginaron:

-Cuba no tiene otra salida que abrirse de piernas –dijo al periodista López-. Lo hizo en la República con los americanos, luego con los rusos, ahora con Venezuela y lo volverá a hacer con los rubios del norte… Los cubanos estarán tan contentos de ser protegidos por Washington, que izarán banderas americanas en sus balcones.

Luis Ortega no se equivocó.

 

Santa Fe, Octubre 2015

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>