Publicado: Lun, 26 Oct, 2015

Los vendedores de periódicos

Esta entrada también está disponible en: Inglés

001 La Habana. Un personaje desaparecido hoy de nuestro ambiente popular es el vendedor callejero de periódicos. La venta la realizaba de forma ambulante. Pregonaba su mercancía a viva voz. Cargaba con grandes bultos de ejemplares dentro de un cartón, el cual se colgaba del hombro por sogas. Llevaba por lo general más de una publicación, pues eran muchos los nombres de las prensas existentes en la República.

Esta persona que vendía cada impreso por el valor de 5 centavos, ganaba por cada uno 2 centavos. Tenía que estar en la imprenta de la redacción bien temprano en la madrugada para obtener su carga y salir a comercializarla, pues de lo contrario podía no alcanzar la suficiente cantidad además de llegar tarde a los sitios donde se vendía, ya que otro colega podía adelantársele en la cuestión.

Los anuncios que realizaban eran muy singulares. Frases como “mira como lo cogieron”, “entérate”, “fuego en los almacenes…”, “el estafador de la Habana Vieja”, “atraparon al criminal” y otras, servían de motivación a los posibles compradores, o simplemente decían el nombre del diario como: “El Mundo”, “Prensa Libre”, “Información”, “La Marina”, etc. Estos eran los ganchos más usados por quienes desarrollaban este duro oficio.

Recuerdo aun a uno de estos especiales mercaderes. Era un negro fornido de voz con tono grueso, el cual tenía siempre una locución muy particular que se podía interpretar de múltiples maneras: “maraña y moña”. Esta idea servía para justificar cualquier reclamación de parte del comprador si no encontraba nada sustancial según la exclamación que le era brindada.

Muchos de estos hombres, pues siempre fue un trabajo masculino y fueron muy pocas las mujeres en realizarlo, eran de muy baja cultura y hasta analfabetos. Se valían de aquellos con una mejor preparación académica para obtener una indicación del titular más atractivo. Este era repetido después hasta la saciedad por las calles por las cuales transitaba. Se puede afirmar que de cierta manera era una especie de agente de marketing espontáneo.

Otra forma de vender era la que hacían los limpiabotas. Estos al lado de su sillón tenían un rústico exhibidor en el cual colocaban un número a la vista del cliente. Aquel que venía a lustrar sus zapatos era en potencia su más fiel consumidor, ya que mientras recibía el servicio, podía leer por lo menos los titulares y de esta forma salían más complacidos ambos.

Los repartidores fueron también un estilo de comercialización que garantizaba la distribución al destinatario. Mi familia se encontraba suscripta a “El País”. Vivíamos en el primer piso de un amplio pasaje. Hasta allí llegaba este individuo con su mercancía. Gritaba el nombre del usuario y lanzaba enrollado con un pequeño hilo puesto a su alrededor el rotativo. Cuando finalizaba el mes cobraba todo por su labor. Esto es algo que ahora se ve poco.

El negocio en la actualidad se hace por lo general a través de la red llamada “Kiosco. Correos de Cuba”. El cual es más conocido por la población como estanquillo. Hasta allí llegan los periódicos en vehículos que hacen dicha función. Estos lugares son como pequeños contenedores de metal y donde se expende además de la prensa, revistas, y otras publicaciones periódicas, que en ocasiones se encuentran tan abarrotados de materiales que es imposible distinguir todo lo que contienen.

La escasez, producto de la insuficiente tirada, provoca que muchas personas, principalmente jubilados y ancianos, madruguen para adquirir el referido órgano. Muchos hacen esta función para revenderlos, pues pagan por él 20 centavos y lo transfieren a $1.00 en moneda nacional (5 centavos de dólar). El proceso se ha invertido pues aquellos que deben ser servidos son en la actualidad los servidores.

La falta de una verdadera libertad de prensa ha traído muy graves consecuencias a los ciudadanos de nuestra nación que se ven limitados de las noticias que llegan además distorsionadas por la propaganda del régimen. Los periodistas independientes también luchan por esta idea.

Jorgeluigonza72015@gmail.com

Latest posts by Jorge L Gonzlez Suarez (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>