Publicado: Mar, 17 Nov, 2015

Noticiero Radial de la CMQ

tomada de internet (2) Habana Vieja. – Aunque la Cuba Telephone Company estableció el 10 de octubre de 1922 la primera emisora de radio que sacó su señal al aire, para el inicio de la radiodifusión en Cuba, todavía no se puede hablar de una Radio cubana.

Por supuesto que no niego que en el año 1922, veinte años después de fundada la República, sea cuando las transmisiones radiales dan sus primeros pasos en la Isla, ya que por esa época se produjo un crecimiento industrial y financiero de las corporaciones eléctricas de los Estados Unidos.

Pero no es hasta el 12 de marzo de 1933 cuando surge con profesionalidad una emisora orgánica y centrada en su variada programación: música, novelas, deportes, y que sintetizó por primera vez una verdadera estación de radio. Y esto lo logró la CMQ con su popular Noticiero dirigido, diez años después, por su director Abel Mestre Espinosa y un staff completo de reporteros que cubría el territorio nacional ofreciendo información en defensa del derecho a la libre información y la libertad de expresión. Y por supuesto, no olvidar que los fundadores de esta estación de Radio fueron el Sr. Miguel Gabriel y Ángel Cambó, que diez años más tarde vendieron la mitad de la propiedad al grupo empresarial de los Hermanos Mestre Espinosa.

La aceptación de la Radio en Cuba, como instrumento al servicio de la información, al principio tuvo el rechazo de la prensa escrita. Más luego, los propietarios de los periódicos encontraron una solución y comenzaron a cooperar. Así, la radio se hizo eco de lo que publicaba la prensa, como la prensa colaboraba en sus anuncios con la radio.

Por la honestidad periodística del Noticiero CMQ, al publicar protestas de la población (cualquier ciudadano cubano podía protestar a condición de que confeccionara un documento en blanco y negro y lo firmara), el local de la CMQ durante la tiranía de Fulgencio Batista fue agredido por una tropa de soldados que rompieron, a culatazos, todos los equipos de transmisión intentando silenciar a la emisora que al siguiente día restituyó los equipos dañados y continuó su diario quehacer en la trinchera de la información.

Este hecho contribuyó a que el Noticiero de la CMQ se ganara definitivamente el favor del público. Y la CMQ, que para su financiamiento dependía de los comerciales, pronto conquistó con más auge la preferencia del pueblo hacia su diario Noticiero.

Y tampoco podemos olvidar que fue CMQ RADIO la que ofreció dos espacios importantes en la Historia de Cuba: La Hora dominical donde Eduardo Chibás en un horario estelar de las 8:00 de la noche lanzaba sus ataques contra el gobierno de turno y de Radio Reloj, emisora concebida dentro de la empresa CMQ.S.A. con la singularidad de que es la única radio a nivel mundial que da la hora cada 60 segundos, y fue tan acertada su invención que todavía existe y continuará existiendo al igual que CMBF, una emisora especializada en música clásica que actualmente puede oírse las 24 horas del día.

Pero no puedo terminar sin escribir que de la emisora radial CMQ se derivan tres hechos inolvidables en la historia de la radio cubana: “El derecho de nacer”, novela radial escrita por Félix B. Caignet, y la muerte de la actriz española María Valero en el malecón habanero -cuando por culpa de una bufanda enganchada a la puerta de un auto fue arrastrada por la calle y estrangulada- (que era una actriz principal en el elenco de “El derecho de nacer”, y del propio director y empresario Sr. Abel Mestre Espinosa que introdujo la televisión en Cuba.

Existían otras emisoras que intentaban aglutinar al oyente con una programación variada, pero nada comparable a CMQ RADIO.

CMQ Radio llegó a ser tan importante o más que el pasatiempo nacional. Y todos los cubanos conocen lo que ocurrió una noche en que la CMQ transmitía el juego de pelota desde el stadium del Cerro y cuando comenzó a escucharse por los altavoces la novela radial “El derecho de nacer” el árbitro principal le puso pausa al juego porque todos querían, jugadores, árbitros, y público, saber cómo terminaría ese capítulo.

Quiero aprovechar este espacio para rendirles mi personal homenaje a nombres ilustres de la República de quienes apenas se ha dicho una palabra durante más de medio siglo, y que son el ejemplo de que en una sociedad democrática, si existen empresarios libres e independientes del gobierno, habrá prosperidad. Y me refiero a los hermanos Mestre y a Gaspar Pumarejo Such.

 

cartasaleandro@correodecuba.cu

 

Latest posts by Ramon Diaz Marzo (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>