Publicado: Vie, 11 Dic, 2015

Vergonzosas componendas con la dictadura castrista

Screenshot_2015-12-11-20-21-08 Miami. Las noticias que últimamente hemos estado recibiendo sobre el éxodo de cubanos escapados de la Isla y que intentan alcanzar la libertad en tierras norteamericanas, luego de un largo y riesgoso peregrinaje a través de varios países de América Latina, son un viviente testimonio de la magnitud que alcanza la tragedia cubana bajo la dictadura de los hermanos Castro.  Son un silente referendo, también, sobre las falsas esperanzas con que el presidente Barack Obama ha intentado disfrazar las concesiones que unilateralmente ha ofrecido al pueblo de Cuba.

Para los que ingenuamente sueñan que la apertura diplomática entre Washington y La Habana, y las posibilidades de inversión económica y facilidades de viajes turísticos a la Isla, traerían un nuevo amanecer para los cubanos, la respuesta del dictador-sucesor, haciéndolos despertar de su ensueño, no se ha hecho esperar.

El aumento de la represión y el encarcelamiento arbitrario contra los opositores pacíficos del régimen ha alcanzado en los últimos meses cifras verdaderamente alarmantes. Se reprime y se atropella con impunidad, se cometen actos de violencia gubernamental a diario y se aumentan en todo el país los niveles de miseria, sin que ni uno solo de los cómplices externos en el sostenimiento  de la tiranía comunista alce su voz condenatoria, o haga un ordenamiento reflexivo en su actitud, para poner fin a la política de complacencia con Raúl Castro y su camarilla gobernante.

La actual administración norteamericana tiene una deuda con el pueblo de Cuba; una deuda de sensibilidad humana, una deuda con los valores de la democracia y la libertad que los cubanos también tenemos derecho a disfrutar.

No es nuestro aliado el presidente Barack Obama.

Sus intereses y su admiración no están del lado de los oprimidos en nuestro país, sino en favor de los opresores. Los hechos lo demuestran. Los cubanos que ansiamos  y luchamos por una Cuba sin comunismo, tenemos derecho a denunciar que las unilaterales medidas de amplia apertura política y económica  hacia el régimen comunista de Cuba, conspiran contra los intereses de libertad.

El anhelo de nuestro pueblo es encontrar el camino que nos permita insertarnos  en el conjunto de las naciones que, en el mundo civilizado, disfrutan de un sistema de gobierno democrático.

Son estas suficientes razones para  que alcemos nuestras voces de condena en justificada indignación.

Porque nada ni nadie va a impedir  que  tomemos acciones que demuestren nuestro descontento, ante la injusticia o lo absurdo de los acuerdos anunciados con no poco cinismo y arrogancia el 17 de diciembre del pasado año entre la administración de Washington y el tirano Raúl Castro,  un grupo de organizaciones del exilio que no aceptan componendas ni se rinden, entre ellas Alpha 66, estamos convocando  a una demostración de protesta que se llevará a cabo el próximo 17 de diciembre, en Washington DC, desde las 10:00 am. hasta la 1:00 de la tarde, en el perímetro del parque Lafayette, frente a los jardines de la Casa Blanca.

Ya el año 2015 está próximo a concluir, y aunque la tragedia de Cuba no cesa, debemos enfrentarnos a esta dolorosa realidad con la confianza y la fe que inspiran las causas nobles. A pesar de las adversidades y las limitaciones que el destino nos ha impuesto a quienes a través de los años, quienes hemos venido luchando sin descanso por la libertad de nuestro país, sabemos que el triunfo llegará, más temprano que tarde. Sabemos también que nuestra misión es continuar firmes y adelante en nuestro propósito de conseguir nuestro objetivo de ver a una Cuba libre y soberana. Y porque lo exige nuestra dignidad, es nuestra determinación el no hacer concesiones ni hacernos cómplices de componendas con la tiranía.

Hoy, más que nunca, en Alpha 66 debemos sentirnos orgullosos de nuestra historia, escrita a sangre y fuego en las trincheras del exilio intransigente, del exilio rebelde e indomable, y en los arrecifes y  en los fértiles surcos de la Patria, donde no pocos valerosos miembros  de nuestra organización han vertido su sangre generosa para alimentar la semilla de la libertad. A ellos les debemos gratitud. A ellos les debemos lealtad y no les vamos a fallar, porque son estos héroes nuestra inspiración de cada día.

Ánimos y adelante. Que no nos falte la voluntad para mantenernos firmes en el combate de cada día por un futuro de paz y de felicidad para la familia cubana, sin importarnos riesgos ni sacrificios. Que no cese de ondear en el mástil de nuestros corazones, junto a la hermosa bandera de la estrella solitaria,  nuestro glorioso estandarte de Alpha 66.

Tengan todos nuestros hermanos de lucha e ideales unas Felices Pascuas y un Nuevo Año pleno de realizaciones y prosperidad.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>