Publicado: Mar, 15 Mar, 2016

¿A dónde va Radio Martí?

Tomada de Internet ¿Pierde cada vez más su esencia el sistema informativo creado para promover la democracia en Cuba, al calor de las nuevas relaciones entre los dos gobiernos? Mientras. ¿Cede el gobierno cubano un ápice en la libertad de prensa o la represión a los periodistas?

La Habana, Lunes 22 de febrero de 2016. En un apartado caserío de una provincia cubana un opositor al gobierno militar escucha Tempranito y de mañana, la revista matutina de Radio Martí. Lo hace mientras toma el tradicional buchito de café y termina de amarrar la yunta de los bueyes. El informativo se extiende desde las 5 hasta las 9 am. Es mi desayuno, dice. La única forma de saber que sucede en el mundo, y hasta en Cuba. Aquí se oye bien, porque las antenas que le interfieren no cubren este espacio. Es nuestra bendición, pues en la ciudad no se puede oír.

Radio Martí salió al aire por primera vez un 20 de mayo, hace treinta años. Fue fundado durante el gobierno del Presidente Ronald Reagan, por el esfuerzo incansable de la comunidad cubana en la Florida, el empresario y político Jorge Más, y la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA). Hoy incluye además a Televisión Martí y un servicio de internet.

Pero no todo está bien para el guajiro, oyente de la programación matutina de la emisora. La TV Martí nunca se vio por la interferencia del gobierno cubano, y el tema de la conexión a internet es otro dilema, por si solo, de la comunicación en la isla, sin hablar de la reprobación a que se ven expuestos los sitios independientes interesados en el tema insular. Ante todo por la baja conectividad, luego por que la www.martinoticias.com es una página censurada.

En los últimos meses, desde finales del año 2015, según este güajiro “sin nombre”, la tendencia de la emisora es a disminuir los noticiarios y las informaciones sobre el mundo, a favor de revistas ligeras, con chismes y mucha música. Programación comprensible para una emisora “normal” que no tenga la misión de promover los valores democráticos y la búsqueda de la verdad, como señalan sus anuncios. Y lo más importante, que no sea víctima de interferencia, pues “a quien le interesa oír música en una radioemisora que sufre interferencia”.

Es cierto que diez años atras, nos dice un oriental común sentado en uno de los bancos a la vera de uno de los frondosos árboles de la avenida Paseo, en La Habana, la emisora estaba tan saturada de noticiarios que repetían lo mismo, una letanía que además proyectaba una matriz de violencia de estado. Cada media hora, llegaba el rosario y se hacía engorroso oírla, pues hasta al otro día, no habría nada nuevo. En conversaciones entre comunicadores, hubo quien cuestionó si el papel de Radio Martí, era el de promover la democracia, o sostener al gobierno sobre la base del terror de estado. Además se daban “cambios dentro de la isla”, que requerían una nueva visión sobre la programación y los escuchas.

Fue hace cuatro años que la emisora cambió, bajo el liderazgo de Carlos García, un abogado avileño que reside en Puerto Rico y que se trasladó a Miami con su familia a asumir la responsabilidad de informar a once millones de cubanos. Su visión es tomar en consideración la mayor cantidad de aristas del público al que llega la emisora, comentó una noche de 2013 en Praga, a un grupo de comunicadores entre los que estaban Yoani Sánchez y Dagoberto Valdez. Pero, también mantener la credibilidad de la emisora, a la cual sus detractores como el periódico español de tendencia socialista El País, llaman anticastrista.

El diario madrileño, surgido de la transición a la democracia en 1976, habló recientemente sobre cambio y confusión en la emisora. “Comparten la entrada (del edificio central) una foto Barack Obama, el Presidente Estadounidense que se atrevió a poner fin a un residuo de la guerra fría, y una placa que recuerda que el edificio se llama Jorge Mas Canosa”, el líder prodemocrático cubano que murió tras 30 años de exilio y fue capaz de insertar a la comunidad cubana en el sistema político norteamericano.

En el sistema Martí Noticias trabajan 132 personas, la mayoría cubanos con un amplio expediente prodemocrático en la isla, incluido años de prisión política. También periodistas, productores y técnicos de otras nacionalidades como en un gran ajiaco.

La mayoría de los artículos basados en lo cotidiano insular, son tomados de páginas web como Diario de Cuba, Cubanet o blog personales, amén de las colaboraciones radiales de periodistas independientes o especialistas consultados frecuentemente, a veces más de una vez a la semana.

Radio Martí es la emisora libre que más se escucha en Cuba desde cualquier ángulo. Mayor nivel de audiencia promedio. Mayor cantidad de horas al día. Mayor nivel de audiencia por cada 100 000 habitantes. Mayor impacto noticioso. Mayor tiempo en el aire. Mayor zona de cobertura geográfica. Y así un largo mayorrrr… Debe entonces buscar las brechas posibles para que sus informaciones lleguen a los cubanos, pues la dictadura se encarga de levantar diques de contención todo el tiempo y por todos los lugares.

Constantemente se deben hacer cambios en la frecuencia de bandas y KGz, para que pueda ser escuchada. Si la dictadura bloquea la web, desde martinoticias.com, se redirecciona. La barrera de la interferencia es saltada por artilugios que facilitan la llegada de las informaciones a través de la imagen y el sonido, como memoria flash o discos DVD.

Pero el sistema martí se enfrenta a otros problemas políticos dentro de los Estados Unidos. En el Congreso de la nación, hay quienes proponen que la emisora debe reordenarse pero sobre todo privatizarse. No está sola. Deberán correr igual suerte La Voz de América y Radio Libertad. Ajeno a esas disputas políticas, comunicacionales, organizativas o financieras un guajiro cualquiera se lamenta por la mañana, de lo que fue y no es ya Radio Martí. Es como si al tomar mi café por la mañana, no supiera a donde le llevarán sus bueyes.

 

aleagapesant@nauta.com.cu

Latest posts by Julio Aleaga Pesant (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>